HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Wilson Pickett

WILSON PICKETT





Biografia
Discografia
 

 
Nervioso, brillante, aullador, desenfrenado, Wilson Pickett es una de las voces dominantes en los años sesenta y setenta. Personaje a menudo mal juzgado por la crítica, supo siempre, sin embargo, mantener una relación entusiasta y sincera con el público, jugando sobre todo con el aspecto emotivo de la música y con la fuerza visceral de sus interpretaciones. Wilson Pickett nació en Prattville, en Alabama, el 18 de marzo de 1941 y comenzó a cantar desde muy joven en el circuito gospel de Detroit. Tras celebrar durante mucho tiempo las glorias del Señor, conoció a un grupo muy famoso en aquella época, The Falcons, que estaban buscando una nueva voz para sustituir a su solista, Joe Stubbs. The Falcons se habían formado en 1955 y habían sido, un grupo de vanguardia en el ámbito de la fusión entre soul religioso y soul laico. En 1960 Pickett ingresó en The Falcons y el grupo obtuvo de inmediato un éxito sonado con la pieza 'I found a love', en la que Pickett había colaborado como compositor. El éxito impulsó a Pickett a iniciar de inmediato una carrera como solista, pero las cosas no funcionaron muy bien. Grabó un par de canciones y su manager Wilber Golding las ofreció a Atlantic, dirigida entonces por Jerry Wexler, quien no las aceptó. Pickett se vio obligado a publicarlas en un pequeño sello local, obteniendo escaso éxito. Pero tuvo la suerte de que Solomon Burke decidiera grabar una de sus canciones, 'If you need me', con la que obtuvo una gran resonancia. El malestar de Pickett por no haber podido interpretar personalmente la canción se vio mitigado por la satisfacción que le comportó firmar un contrato con Wexler, convencido al fin de sus posibilidades. No obstante, la primera sesión de grabación en Nueva York no proporcionó los resultado esperados. Wexler convenció entonces a Pickett de que se trasladara a Memphis y se rodease de músicos quesintonizasen mejor con su personalidad. Fue una decisión acertada. En mayo de 1965 surgió uno de los grandes clásicos de los años sesenta, 'In the midnight hour', compuesta en colaboración con el guitarrista Steve Cropper. Publicado en junio de 1965 el tema se convirtió de inmediato en un éxito mundial y asombró al público por su sensual utilización del aliento y por el arrebatador vocalismo de Pickett. Otras dos cornposicones, 'Don't fight it' y '634-5789', alcanzaron las primeras posiciones en las listas de éxitos. El éxito de Pickett, se debía a una mezcla de exuberancia musical y de extravagancia: vestía trajes llamativos y la leyenda de sus grandes apetitos (etílicos y sexuales) alimentaba su fama. En mayo de 1966, grabó canciones tan clamorosas como 'Land of 1000 dances' y 'Mustang Sally'. Su carrera siguió en ascenso, con nuevos éxitos mundiales, tales como 'Soul dance numbre three' y 'funky Broadway'. En julio de 1968, Wilson empezó a colaborar, en su propio centro de producción de Memphis, con el polifacético Bobby Womack. La colaboración dio buenos resultados, como la balada de amor 'Jealous love' y 'I'm in love'. Al igual que Otis Redding, Wilson Pickett descubrió que el material más estimulante se producía en la vertiente blanca de la música de consumo: en el rock. Así, aconsejado por Duane Allman, de The Allman Brothers Band, grabó una versión arrebatadora de 'Hey Jude', de The Beatles, en noviembre de 1968, y acto seguido versioneó a su modo, 'Born to be wild', de Steppenwolf, y 'Hey Joe' de Jimi Hendrix. A estas alturas, Pickett era un personaje de enorme popularidad en todo el mundo. Dio giras internacionales y fue incluso invitado al festival de Sanremo (Italia), donde interpretó 'Deborah' en dúo con Fausto Leali. Los años setenta representaron una época de descenso en la tensión creativa de Pickett. La música negra, gracias a los trabajos de Stevie Wonder y Marvin Gaye, estaba alcanzando nuevas fronteras y se emancipaba de ser una "música de singles". Pickett, en cambio, con su fuerza y su dinamismo, no lograba encontrar el punto exacto de fusión para expresar su potencia comunicativa. Durante un cierto período osciló entre un estudio de grabación y otro, en busca de un sonido personal. Se confió en manos de Kenny Gamble y Leon Huff, productores de Filadelfia y sostenedores de un credo musical más suave que el practicado hasta entonces por Pickett. Pero a pesar del éxito de la canción 'Engine number 9', el cantante decidió cambiar y se fue a trabajar a Miami, en Florida, con Brad Saphiro y Dave Crawford; el resultado fue un funky feroz, 'Don't knock my love', que en mayo de 1971 alcanzó el decimotercer puesto en las listas de éxitos estadounidenses de rhythm and blues. Al mismo tiempo que proseguía su vagabundeo artístico, Pickett decidió cambiar de compañía discográfica. Dejó Atlantic y firmó para RCA. Produjo algunos álbumes de buen nivel, aunque no homogéneos, como 'Mr. magic man' (concebido ya en el período Atlantic), 'Miz Lena's boy' y 'Pickett in the pocket', entre 1973 y 1974. Son discos que extraen su inspiración de fuentes diversas: el soul, el gospel, el blues, incluso el rock. Poco tiempo después intentó jugar la carta de la música disco y formó una compañía propia, pero no consiguió recuperar posiciones. Pero si en el terreno discográfico las cosas empeoraban, a causa de los cambios en los gustos del público, en el de los conciertos Pickett era todavía un personaje, ampliamente solicitado. El dinamismo de sus actuaciones y la variedad de su repertorio le permitían viajar por todo el mundo, sintonizando siempre muy bien con el público. Los últimos años han transcurrido para Wilson Pickett entre el anonimato y la exclusión de los grandes circuitos. Como otros personajes de color de los años sesenta (James Brown más que nadie), también Pickett quedó ligado a un período definitivamente superado. Sólo Tina Turner logró llevar a cabo una prodigiosa recuperación. Pickett se quedó con un glorioso pasado representado por las notas de 'In the midnight hour', una de las piezas más celebradas de toda la historia de la música juvenil. Ni siquiera el discreto éxito de su nueva versión de 'Land of 1000 dances', cantada a dúo con Dan Aykroyd en 1988 para la película Granujas a todo ritmo, significó una vuelta a su gran estilo.



Discografia:

1963- It's Too Late 
1965- In the Midnight Hour 
1966- The Exciting Wilson Pickett 
1966- The Wicked Pickett 
1967- The Sound of Wilson Pickett  
1968- I'm in Love  
1968- The Midnight Mover  
1969- Hey Jude  
1970- Right On 
1970- Wilson Pickett in Philadelphia  
1971- Don't Knock My Love  
1971- Engine No. 9 
1973- Miz Lena's Boy
1973- Mr. Magic Man 
1974- Live in Japan
1974- Pickett in the Pocket
1974- Tonight I'm My Biggest Audience
1975- Join Me and Let's Be Free
1976- Chocolate Mountain 
1978- A Funky Situation
1979- I Want You 
1981- Right Track
1987- American Soul Man 
1999- It's Harder Now