HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Soulfly

SOULFLY




Biografia
Discografia
Articulos/Entrevistas
 

 
Soulfly, es un grupo musical de Brasil, de heavy metal y mezcla de estilos brasileños, de su propio país, creada por Max Cavalera en 1997 después de abandonar el grupo Sepultura por fuertes diferencias personales. Él se mantiene como único miembro estable de la banda que ha tenido varios miembros, entre ellos se puede citar por ejemplo al guitarrista Logan Mader, ex Machine Head, o David Ellefson ex bajista de Megadeth. Su estilo agresivo y tribal ha sido influenciado por las conexiones internas de la banda en cuestiones políticas, sociales, musicales y sobre todo, por las ideas de reivindicación de la banda como una tribu, liderada por Massimiliano Antonio Cavalera, más conocido por su alias, Max Cavalera. Debido a problemas acaecidos en el seno de Sepultura, Max Cavalera, cantante, guitarrista y principal compositor de los brasileños, decidió iniciar una nueva aventura musical bajo el nombre de Soulfly. Max Cavalera tuvo una infancia difícil y, como otros casos, la música fue su vía de escape, la forma de encontrar un motivo para vivir. Primero con Sepultura y después con Soulfly. Max estuvo algún tiempo deprimido por toda la problemática que rodeó su salida de Sepultura, cuando los sentimientos profesionales se mezclaron con los personales y donde estuvieron también involucradas personas muy allegadas a él como su hermano Iggor y su esposa Gloria, respectivamente batería y manager del grupo en aquellos díficiles momentos. Pero Max siempre manifestó su intención de regresar al mundo del metal y su promesa quedó cumplida cuando anunció la creación de su nueva banda: Soulfly. El primer componente en incorporarse a Soulfly fue el batería Roy Mayorga quien se desplazó hasta Phoenix, lugar de residencia de Max, para poner en marcha el proyecto. Posteriormente se sumaron el bajista Marcelo Dias, conocido por Max desde hacía 12 años al haber sido el encargado de las luces de Sepultura durante sus actuaciones en directo. Para cubrir el puesto de guitarra Max recurrió a otro viejo conocido, Lucio Maia. La inestabilidad de su formación pronto sería una de las características de Soulfly. Cuando surgió su primera grabación, 'Soulfly' (1988) el guitarrista ya no era Lucio, sino Jackson Bandeira, pero cuando el grupo debutó en directo el 15 de diciembre de 1998 en Sao Paulo, era ya Logan Mader, ex Machine Head y actualmente formando parte importante de Medication, grupo en el que también figuró Mayorga, un apellido también sinónimo de inestabilidad. En su debut discográfico Máx Cavalera expuso toda su versatilidad como músico, fusionando dos culturas, su latina natal y la adoptiva anglosajona. Las partes de percusión alcanzaban una gran importancia, pero los potentes riffs distorsionados mantenían la energía elevada. Las letras mostraban, como en él es habitual, a un Max crítico con la sociedad y claro, las comparaciones con Sepultura fueron inevitables. Se trató de un primer paso con efectos positivos y toques inesperados. Max contó con colaboradores de lujo como Chino Moreno (Deftones), Burton C Bell y Dino Casares (Fear Factory) y Fred Durst (Limp Bizkit). Después de su debut, la banda de Max pasó por un periodo de conflictos internos. Roy Mayora desertó en 1999 por motivos nunca aclarados y fue sustiuido por Joe Nunez. Mayorga se fue junto a Logan Mader para contribuir a la creación de Medication. En el 2000 apareció 'Primitive' el segundo trabajo con la inclusión del guitarrista Mikey Doling, junto a Max, Marcelo y Joe. En 'Primitive', Max volvía a explotar con su habitual originalidad sus raíces latinas, incluyendo una sustancial variedad de percusión, pero sin olvidar la parte agresiva. Como en su anterior grabación Cavalera contó con algunos ilustres colaboradores: Corey, de Slipknot, Chino Moreno (Deftones), Tom Araya (Slayer) y el hijo del fallecido John Lennon, Sean. 'Primitive' permitió a Max girar por un buen puñado de países y afirmar su posición como músico de reconocida calidad. Tras un tiempo de silencio discográfico, el 2002 se presenta como otro año en el que Soulfly debe presentar nueva grabación, y con la novedad del retorno de Roy Mayorga. Sale por tanto su disco 'III', en el cual, se incrementa la dureza y aparecen los primeros dobles bombos. La música de los discos anteriores de Soulfly - 'Soulfly', 'Primitive', y '3' - es fluida, experimental, e impredecible, y siempre han ido a la búsqueda del cambio. Para su cuarto álbum, el excelente y auto producido 'Prophecy', Soulfly y su líder Max Cavalera, el legendario visionario del metal, cantante y guitarrista de la revolucionaria banda Sepultura, decidieron cambiar las pautas una vez más. Respaldado por un elenco de músicos totalmente nuevos, 'Prophecy' representa a unos Soulfly más frescos, más nuevos y totalmente revitalizados. "Decidí hacer algo diferente en este disco", admite Cavalera, llegando al punto de afirmar que 'Prophecy' es el viaje sónico más excitante en el que se ha embarcado desde los días de Sepultura. "Le he dado un enfoque diferente, algo que he querido hacer desde hace tiempo. Nunca quise que Soulfly fuera una banda como Metallica, continuamente con los mismos cuatro tipos. En cada uno de los discos de Soulfly, hemos cambiado nuestra formación y probablemente continúe siendo así. Para lograrlo, tuve que empezar desde dentro y reunir a gente que me llamaba la atención, con los que nunca había tocado con anterioridad. "Este ha sido un paso arriesgado y audaz para Cavalera y Soulfly, pero son los riesgos más grandes los que reportan las recompensas más gratificantes, y eso es lo que Prophecy pone de manifiesto. Cavalera reclutó a Mark Rizzo, antes en el grupo Ill Niño, para que tocara la guitarra; unió sus fuerzas a las del batería Joe Nuñez, que había tocado con Primitive; y repartió la tarea del bajo entre Dave Ellefson, anterior bajista de Megadeth y Bobby Burns, bajista de Primer 55. Eligió a Rizzo por su variedad de habilidades, que van desde el flamenco al heavy rock. Contó con Ellefson y Burns porque los había conocido durante sus años en la carretera y respetaba sus trabajos y sus talentos. Aunque puede parecer inusual emplear a dos personas para el trabajo de bajista en 'Prophecy', Cavalera insiste que esto le aporta al disco sabores distintos. Cavalera ha viajado literalmente por todo el mundo para condimentar sus anteriores discos con los sabores del mundo. Ha hecho acampada a las puertas de un castillo en Inglaterra. Ha regresado a su país nativo, Brasil. Para 'Prophecy', viajó a Serbia con el fin de trabajar con músicos nativos. Tras muchos viajes a ese país y después de haber experimentado la cultura, sintió la inspiración necesaria para crear este álbum. Mientras Soulfly no escatiman su grandilocuencia, los sonidos experimentales y las músicas del mundo se reafirman de una forma más contundente en 'Prophecy'. En 2005, presentan su disco 'Dark Ages', en el cual se muestra un disco más oscuro y más thrasher que cualquiera de los anteriores. En 2008, vuelven a sacar otro disco, 'Conquer', al poco de que saliera el de su otro proyecto con su hermano Iggor, Cavalera Conspiracy.  

Pagina Oficial:  http://www.soulflyweb.com  



Discografía:
 
1998- Soulfly 
1999- Primitive
2002- 3
2004- Prophecy 
2005- Dark Ages
2008- Conquer 
2010- Omen




Articulos/Entrevistas


1.-Max Cavalera : Soulfly (Agosto 2004 - Revista THIS IS ROCK)





Max Cavalera: Soulfly

Subí al autobus de gira de Soulfly, donde los hijos de Cavalera estaban merendando, mientras su esposa, road manager del grupo, ultimaba algunos detalles antes de la prueba de sonido del grupo. El calor sofocante que azotaba Madrid esa tarde de junio recordaba, según comentó Max Cavalera, nada más vernos, al sofoco de Sao Paulo. Mi intención primigenia era, según transcurriera la conversación, interrogarle por enésima vez si se cuestionará en algún momento volver a Sepultura. El planteamiento artístico de Max (implícito en sus palabras) tan distante al camino de sus ex compañeros, reflejó, sin necesidad de preguntarle explicitamente, que Soulfly es su opción definitiva ya que tiene claro por dónde quiere transitar en los próximos años. Soulfly es una de las bandas americanas que más escenarios europeos ha visitado en los últimos diez años, teniendo España como plaza fuerte en cada una de sus giras.

Inevitablemente sondeé a Max Cavalera sobre las sensaciones que traía en el cuerpo dieciocho horas después de su concierto en Barcelona presentando 'Prophecy'.
Fue muy bien el concierto de anoche en Barcelona. El público estuvo como siempre muy bien, muy enérgico, hubo una gran química entre banda y público, como está sucediendo en toda la gira. Ibamos a tocar más tiempo pero hubo que recortar el set por problemas de horario. En Barcelona tocamos solo una hora y cuarto. En Madrid esta noche tocaremos más tiempo. Para mí es importante tocar en España, precisamente porque 'Prophecy', y el trabajo que ha hecho Mark Rizzo con algunas guitarras flamencas tienen fuertes conexiones con este estado, por eso queremos tocarlas en vivo con energía delante del público y ver como reaccionan. Tenemos muchas ganas de mostrar ese prisma. Ayer en Barcelona me sentí muy bien en el escenario y espero que esta noche en Madrid y mañana en Euskadi la gente disfrute con nuestros conciertos. Apenas son tres shows, pero sé que van a ser muy buenos porque la gente conecta y disfruta con nosotros.

Siempre has abierto puertas a nuevos sonidos en cada álbum. La incorporación de Marc Rizzo (ex-guitarrista de  Ill Niño) y la labor realizada por el baterista Joe Nuñez, que ya tocó en 'Primitive', te ha dado la posibilidad de trabajar en nuevas texturas, de reinventarte, a través de una evolución necesaria, y acallar voces de sectores de la prensa y de algunos seguidores que achacábamos ciertas repeticiones compositivas en tus discos.
Yo creo que 'Prophecy' es la continuación de mi trabajo, pero es una novedad, tiene elementos novedosos, hay cosas diferentes en este disco que nunca ha habido en mi música.