HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Police

POLICE




 

BIOGRAFIA

DISCOGRAFIA




Gordon Matthew Sumner, alias Sting, nació el 2 de octubre de 1951 en Wallsend, Northumberland, en la zona industrial de Newcastle. De madre peluquera y padre ingeniero, Gordon era el mayor de cuatro hermanos. Tras él nacieron su hermano Phil y sus hermanas Angela y Anita. El padre perdió su empleo, y se vio obligado a trabajar en la central lechera: la familia Sumner vivió entonces en medio de una extrema pobreza. Sting frecuentó una escuela católica, la St. Cuthbert Grammar School, dirigida por el padre Walsh, convencido defensor de los castigos corporales. El inquieto Sting pronto se hizo merecedor de los castigos del director del colegio.

La Grammar School es una escuela de preparación para entrar en la Universidad, que no forma a sus alumnos para ninguna actividad en especial, mientras que la Secondary School es frecuentada por aquellos que quieren obtener un diploma técnico para entrar pronto en el mundo del trabajo. Gordon es el único muchacho de su barrio que frecuenta la Grammar School: en consecuencia, los demás chicos lo tratan como a un extraño. La vida en el barrio se va haciendo dura, pero sus padres insisten con aquel plan de estudios. Que Sting estudiara significa para ellos un símbolo de reafirmación social, y no estaban dispuestos a permitir que su hijo abandonara los libros.

Su despertar musical, como en toda leyenda, es casi casual: un tío suyo que se marcha a Canadá le regala su guitarra. Pronto el chaval aprende a tocar las canciones de The Beatles y The Rolling Stones. Luego pasa al jazz, tras pedir prestados algunos discos de Thelonious Monk, que, sin embargo, no le gustan mucho, más bien muy poco. A la larga, su fuerza de voluntad es premiada, y, al terminar su "minicurso", Sting comienza a estudiar jazz, dedicando también atención al blues. Recordando aquel período, afirmará: "Éra como tomar una medicina, algo desagradable pero necesario". Sting formó su primer grupo en la escuela con la intención de salir del anonimato.

La banda tocaba música rebuscada, interpretando temas de Monk y Fahey para una audiencia que, sin embargo, no estaba a la altura de tal sonido. Sobre su primer grupo, Sting dirá: "Éramos tremendamente precoces". Fascinado por el sonido y por el ritmo, decidió cambiar de instrumento: precisamente cuando estaba a punto de superar los exámenes de admisión en la Warwick University, se pasó a la guitarra bajo.

Su permanencia en la Universidad sólo duró cuatro meses. Regresó a Newcastle, donde trabajó durante seis meses en una empresa de construcción, para después pasar a la administración civil, donde obtuvo un empleo en la sección de impuestos: pero aquel trabajo tampoco le entusiasmaba y cada vez eran más frecuentes sus inasistencias. Reprendido varias veces, acabaron por enviarlo a un curso de formación para profesores. En sus horas libres, Sting frecuenta un pub, el Weathsheaf, donde toca con un grupo de jazz llamado Phoenix Jazzplayers.

Se hace amigo del bajista del grupo, un tal Ernie, quien a menudo deja su puesto a Sting mientras él se encarga de "entretener" a sus conquistas en la trastienda. Un día, Ernie desaparece y el grupo acoge oficialmente a Gordon Sumner en sus filas: y le dan el sobrenombre de "Sting" (aguijón), a causa de su inseparable camiseta a rayas blancas y negras, que lo hacen asemejarse a una enorme abeja. Entonces comienza a crecer la fama de Sting, y muy pronto obtiene una invitación para tocar con la banda de jazz más famosa de Newcastle, The Riverside Men. Al mismo tiempo, termina su curso y empieza a ejercer la enseñanza en un instituto donde vive las experiencias que luego contará en ‘Don't stand so close to me’.

Para evitar más complicaciones, es transferido a la escuela elemental, que pronto se convierte en su reino. Pero, poco tiempo después, sufre otro traslado: esta vez a la St. Paul's Roman Catholic First School de Cramlington, un suburbio minero al norte de Newcastle. Recordando aquel período, Sting describe a sus alumnos como auténticos delincuentes: "No creía que fueran a aprender nada de mí, pero intenté animarlos a que se hicieran músicos". En 1970, Sting pasa a tocar con The Newcastle Big Band, que gozaba de muy buena reputación incluso en el extranjero.

La banda participa, por dos años consecutivos, en los festivales de jazz de San Sebastián y de Pau. En este período, incluso publican un álbum en vivo, titulado ‘Newcastle Big Band’, del que sólo se editan dos mil copias que se venden durante sus conciertos. En 1972, Sting, Jerry Richardson, John Hedley y Ronnie Pearson dejan la banda para formar Last Exit. El grupo aprovecha sus contactos para tocar en Bilbao. A su vuelta, graban un single titulado ‘Whispering voices’, escrito por Richardson. Por primera vez, Sting se apoya en el canto y descubre estar lo bastante seguro de sí como para ocupar también el papel de cantante.

Su planteamiento vocal se modela sobre bases "femeninas", siendo sus cantantes favoritas Cleo Lane y Flora Purim. En 1976, Sting conoce a la actriz Frances Tomelty, que habia acudido a Newcastle para interpretar una obra navideña. El encuentro es todo un impacto, y ella decide quedarse en la ciudad. Al poco tiempo, se casan y, el 23 de noviembre, tienen un hijo al que ponen el nombre de Joseph. Entonces Sting decide abandonar la enseñanza para dedicarse enteramente a la música. Last Exit se traslada a Londres con la esperanza de obtener un contrato discografico, o, por lo menos, de tocar en algunos locales de prestigio.

Consiguen actuar como grupo de apoyo en el Red Cow, en el Nashville y en la London School of Economics, donde llaman la atención de Karl Dallas, crítico del Melody Maker. Sin embargo, no tienen tanta suerte con las compañías discográficas, que no les ofrecen ningún contrato. Desilusionado, el grupo vuelve a Newcastle, donde toca como apoyo de la Manchester Symphony Orchestra. Hay que reseñar una coincidencia: el guitarrista de la orquesta no es otro que Andy Summers. Pero no será en este primer encuentro cuando saltará la chispa que encenderá la mecha de The Police.

Esa chispa salta cuando, poco tiempo después, Stewart Copeland, batería de Curved Air, de gira por Newcastle, acude a un concierto de Last Exit. Copeland queda impresionado por la excepcional presencia escénica de Sting y comprende que acaba de encontrar al bajista que andaba buscando para su nuevo grupo. De vuelta en Londres, Copeland telefonea a Sting y le propone retornar a la capital para volver a probar suerte. Tras muchas indecisiones, sobre todo en lo referente a su familia, Sting mete a su mujer, a su bebé de seis meses y a su perro en un automóvil y parte hacia Londres. El 17 de enero se instala en la casa de Copeland, y dos días después se reúnen ambos con Henri Padovani para elaborar el proyecto de la que será la primera formación de The Police. Miles Copeland, hermano de Stewart, además de fundador de IRS Records, escucha ‘Roxanne’ por primera vez el 21 de marzo de 1978, y al día siguiente The Police obtiene un contrato con A&M Records, gracias al trato privilegiado que Miles tiene con esta compañía.

El contrato prevé grandes desembolsos promocionales y el lanzamiento de la banda incluso en Estados Unidos. El 7 de abril se publica el single, pero de pronto les cae un cubo de agua fría: la BBC dice que la letra de ‘Roxanne’ es ofensiva para los oyentes y bloquea su transmisión. The Police protesta y Sting escribe una carta a la emisora nacional inglesa preguntando por los motivos del bloqueo, pero todos los esfuerzos son vanos: la BBC es inamovible, y ‘Roxanne’ sólo se convierte en un fenómeno un- derground. El 17 de noviembre (una fecha ya mítica en la historia del rock) se publica el primer álbum de The Police, ‘Outlandos d'amour’, un conjunto de canciones agresivas y descaradas, que contiene todos los mensajes de una generación en plena formación. Tensión, espíritu, velocidad, ritmo e inconsciencia se mezclan en un cocktail rabioso y frenético. Uno de los temas más interesantes del disco es, sin duda, ‘Born in the 50’s’ verdadero manifiesto programático de autodeterminación de toda una generación.

Las sesiones de grabación de su segundo álbum, comenzadas el 13 de febrero de 1979 en los Surrey Studios, se prolongan hasta el 3 de agosto del mismo año, pero el material queda en “reposo" para aprovechar al máximo el éxito del álbum anterior. También en agosto se presenta al público la película ‘Quadrophenia’, basada en la obra conceptual de The Who, en la que Sting hace el papel de jefe de los mods. Sobre la estela del éxito de ‘Quadrophenia’, entra en circulación una producción independiente de un director francés titulada ‘Radio on’, donde Sting interpreta el papel de un mecánico locamente enamorado de la música de Eddie Cochran. La compensación económica que Sting ganó con esta actuación fue “astronómica": unas 20 libras.

En este período, Stewart Copeland entra en los estudios de grabación para realizar un proyecto en solitario, firmado con el seudónimo de Klark Kent. Primero sólo se trata de un single esporádico, pero en 1980 editará además un mini-Lp, ‘Klark Kent’, que llevará a Stewart a un proceso judicial, demandado por los autores de Superman. El 5 de octubre de 1979 se publica el segundo álbum de The Police, titulado ‘Regatta de blanc’. En aquellos días, The Police ofrece su concierto más importante. La localidad es Terminal Island, San Pedro, California; los espectadores sólo son novecientos.

Pero todos tienen algo en común: están hospedados en la prisión local. The Police, que tocó en el patio de la cárcel, al término de su show regaló todos sus equipos a los presos, ganándose así fama de grupo con conciencia social. Mientras tanto, Sting, vencida su desconfianza hacia el mundo del cine, participa en nuevas películas, que, sin embargo, nunca aparecerán en la gran pantalla. En diciembre, ‘Walking on the moon’ llega al primer puesto de las listas británicas y The Police participa en una mini-gira europea por Alemania y por el Reino Unido.

El 20 de enero actúan en la State University de Nueva York, donde se inicia su primera gira mundial, que pasará por diecinueve países. El 7 de julio la banda entra en los estudios para comenzar la grabación de su tercer álbum. En agosto, el grupo aún sigue con su gira por Europa para presentar con antelación algunos temas del próximo ‘Zenyatta mondatta’, que verá la luz en octubre. En enero de 1981 salen para otra gira mundial que dura dos meses y pasa por Norteamérica, Japón, Australia y Nueva Zelanda. No obstante esta frenética actividad promocional, la banda sufre, al menos en el plano artístico, un golpe brutal: ‘Zenyatta mondatta’ es universalmente reconocido como uno de los puntos màs bajos de su carrera.

La curva de su popularidad acusa un notable descenso, que la banda intenta remediar parcialmente con sus conciertos. El sonido típicamente Police debe revisarse, el error de ‘Zenyatta mondatta’ no puede repetirse. Sting recuerda que "en la época de preparación de ‘Zenyatta mondatta’ recibíamos todos los días llamadas de la compañía discográfica, que reclamaba un disco urgentemente. No intento excusarme, creo que es un honesto álbum de música pop con algunos temas fuertes, pero con otros realmente inaudibles. Sabíamos que en el nuevo disco no debíamos caer en el mismo error". La máquina Police, perfecta y lúcida, parecía haber arrollado a su inventor.

The Police parecían haberse convertido en un frío engranaje, en el que Sting jugaba el papel de un monstruo desalmado, al que la continua afluencia de discos de oro no producía ningún efecto. Nada de lo que había vuelto tan comercial el estilo Police podía ser descuidado, pero todo ello debía ser condimentado con nuevas fuerzas "espirituales y morales". Cuando, en junio, Sting entra en los AIR Studios de la isla caribeña de Montserrat, están en un momento de crisis. En aquellos días, casi por casualidad, su atención se centra en El cero y el infinito, de Arthur Koestler, que en breve se convierte en la nueva bandera filosófica del grupo.

En su libro, Koestler sostiene que el hombre posee dos cerebros: el primero dirige las sensaciones primarias, como el miedo, la cólera, la sexualidad; en pocas palabras, el animal que hay en nosotros; el segundo dirige los pensamientos abstractos. El drama consiste en que los dos cerebros no tienen medios de comunicarse y obran independientemente. Pongamos un caso: uno puede dar la orden de guardar la calma, mientras que el otro ordena una agresión. ‘Ghost in the machine’, publicado en octubre, es la respuesta de Sting a las críticas que sucedieron a ‘Zenyatta mondatta’: el fruto de una pequeña revolución interior.

En este álbum, muy profundo por coincidir con un feliz momento de inspiración de Sting, la música, con un sonido engrandecido, tiene el papel estelar. Algunas de sus innovaciones son el saxofón, que toca el propio Sting, y algunos "riff" funky que parecen salidos de los discos de James Brown. Las cosas se ponen extremadamente serias en el tema ‘Invisible sun’, que, con sus frías armonías, con sus guitarras quebradas y con una voz que llega de ultratumba, describe a un país moribundo.

Esta marcha fúnebre está dedicada a Irlanda, tierra originaria de la mujer de Sting. El espléndido vídeo que la acompaña muestra crudas imágenes de una Irlanda inmersa en la guerra civil. Los soldados ingleses persiguen a niños que les arrojan piedras, mientras que en el fondo aparece el rostro desfigurado de Sting. El vídeo es censurado por la BBC, pero a pesar de ello recorre el mundo dando credibilidad a un grupo que hasta entonces sólo parecía estar preocupado por divertir a la gente. Afines de 1981, Sting participa en el concierto anual "Secret Policeman's Concert" en el Royal Albert Hall, organizado para recoger fondos en favor de Amnistía Internacional. Junto a él están los más ilustres nombres del "ghota" musical: Eric Clapton, Phil Collins, Jeff Beck, Donovan y Bob Geldof. Sting se hace notar con una emocionante actuación en solitario: acompañado sólo por una guitarra acústica, interpreta ‘Roxanne’ y ‘Message in a bottle’ con una clase y una intensidad únicas. Después, con todos sus colegas, participa en el tema final del concierto: una versión reggae de ‘I shall be released’, de Bob Dylan. Aquel concierto está reproducido en un disco publicado en 1982 por Island.

Entretanto, Sting se separa de su mujer. Frances ha sido un personaje clave en la evolución del bajista, quien en los momentos difíciles siempre dejaba que decidiera ella: ella fue quien lo convenció para que permaneciera en The Police cuando nadie tenía interés en ellos; ella fue quien, para ayudarlo económicamente, le procuró algunos trabajos en el campo publicitario. Sting se zambulló en la lectura; y llegó a sus manos, casi por casualidad, un libro de Jung titulado Synchronicity, que trata de la coincidencia de ciertas acciones, a través de un pensamiento común.

La idea fascina a Sting, quien de inmediato la expone a sus compañeros: propone componer separadamente algunas partes del álbum, para después recoger el material y cotejarlo. Según él, si existe verdadera afinidad entre ellos, emergerá de manera brillante con este experimento. La cita queda fijada para junio de 1983, fecha de la publicación del nuevo disco. Antes de esto, exactamente en julio de 1982, Stewart Copeland compone la banda sonora de ‘Rumble físh’, de Francis Ford Coppola; en septiembre, Sting graba su primer single en solitario, ‘Spread a little happiness’, banda sonora de la película Brimstone and Treade; y en octubre, Andy Summers publica un álbum instrumental grabado con el ex King Crimson, Robert Fripp.

Aparte de una actuación en el "US Festival" de San Bernardino, el 3 de septiembre, junto a Jackson Browne, Fleetwood Mac y Talking Heads, The Police se toma un largo período de descanso. Vuelven al estudio (de nuevo en Montserrat) en la primavera de 1983. Mientras tanto, en mayo, Sting se compromete cinco semanas en el rodaje de la película Dune, de David Lynch, que se estrenará, con recaudación para la beneficencia, el 13 de diciembre de 1984 en el Empire de Leicester Square, en Londres. Publicado el 10 de junio de 1983, el álbum ‘Synchronicity’ muestra un cambio radical de atmósfera en la música de la banda. Los ritmos cerrados y los lirismos reflejan todo el trabajo que el grupo ha realizado en los últimos años. Hay momentos de crisis, descritos en ‘King of pain’ (que muestra a un Sting al borde del agotamiento nervioso y con una voz de tonos roncos y profundos); en Wrapped around your finger’ sobresale la pasión por las artes marciales, vista como una señal de desquite psíquico de Sting y compañía. Este álbum también es (como todos los anteriores discos de la banda) un momento sólido e importante para la evolución musical de este período.

Acompañados eternamente, en el curso de su carrera, por el astuto manager Miles Coperland, the Police ha sabido evitar los excesos que caracterizan a gran parte del mundo del rock, y ha creado una música en la que todos pueden encontrar el anecdotario típico en los temas: la chica, la aventura amorosa, el hombre de la calle, las denuncias sociales, los intelectuales, las referencias literarias, los turbados y los apasionados por la psicología y el psicoanálisis. En suma: la compleja mente de Sting. Y quizá sea este último dato el que convierte a Sting en el genio inspirador del grupo, la verdadera estrella. A pesar de que el disco ‘Synchronicity’ recibía continuamente premios y reconocimientos, la banda ya estaba por entonces prácticamente disuelta. En septiembre de 1984, Andy Summers y Robert Fripp graban ‘Bewitched’, mientras que Stewart Copeland se dedica a la investigación musical, que culminará en mayo de 1985 con la publicación de ‘The rhythmatist’. Sting, por su lado, tras haber participado, en diciembre de 1984, en la grabación de ‘Do they know it’s Christmas’, un tema en favor de los pueblos de Etiopía y Eritrea, organiza, en enero de 1985, en Nueva York, una larga jam session con los mejores miembros de la "comunidad jazz".

Tras una selección, nace una nueva banda formada por Kenny Kirkland en los teclados, Branford Marsalis con el saxo, Darryl Jones (que había trabajado con Miles Davis) con el bajo y Omar Hakim (ex Weather Report) en la batería. El puesto de guitarra rítmica queda confiado a Sting. El 25 de febrero, la banda actúa en el "Ritz Club" de Nueva York, mostrando paralelismos con el período de Sting en la banda de jazz Last Exit. Su repertorio lo forman temas de The Police, clásicos del jazz y algunas anticipaciones del material que aparecerá en su nuevo álbum. Tras otros dos conciertos en locales de Manhattan, la banda vuela a Barbados, isla caribeña donde se hallan los estudios Blue Wave de Eddie Grant. El 17 de junio de 1985, se publica ‘The dream of the blue turtles’. En poco tiempo, el disco alcanza el tercer puesto en las listas inglesas y el segundo en las americanas. El tema de apertura es ‘It you love somebody (set them free)’, canción antídoto a aquella ‘Every breath you take’ que, tras ser el tema estrella de ‘Synchronicity’, quedó con el tiempo casi irreconocible (al menos en su nivel lírico para su autor).

El nuevo disco contiene también ‘Love in the seventh wave’, donde Sting se imagina a la Tierra envuelta en una gigantesca guerra nuclear. El disco se cierra con un tema que se burla del "odiado" ‘Every breath you take’: ‘Every cake you make, every leg you break’ (Cada pastel que haces, cada pierna que te partes). Pero el tema fuerte del disco (el que saturará durante meses a todas las emisoras de radio occidentales) es ‘Russians’. La melodía está "robada", con sana intención, de Prokofiev (en principio se pensaba grabar el tema con el apoyo de una orquesta soviética), mientras que la letra surge de la preocupación de un Sting padre por el universo de los niños, y sobre todo por su futuro. La misma preocupación se refleja también en ‘The children crusade’, dedicada a los niños de todos los tiempos, enviados a combatir y morir en las guerras. En cambio, en ‘We work the black seam’ se refleja su infancia, transcurrida junto a los mineros de Newcastle.

Este último tema le permitió intervenir, con pleno derecho, en el pulso entre el gobierno y los mineros ingleses. Una ocasión más de reforzar su rechazo a la energía nuclear y su apoyo a energías como la que se extrae del carbón. Por otro lado, en ‘Consider me gone’ resurge el difícil "yo" de Sting, y en ‘Moon over Bourbon Street’ se inspira, meciéndose en melodías de jazz nocturno, en el libro ‘Entrevista con un vampiro’, de Ann Rice. Si la cara A del álbum se cierra con ‘Shadows in the rain’, canción resucitada del repertorio Police (período ‘Zenyatta mondatta’), la cara B termina con ‘Fortress around my heart’, que, parece estar escrita para que sólo pueda interpretarla The Police. Acompañado por la noticia de que Trudie Styler ha dado a luz al cuarto hijo de Sting, ‘Jake’, el álbum se presenta en París. Su estancia en París prosigue con una serie de conciertos en el teatro Mogador, mientras que un equipo cinematográfico filma cada momento de la vida de Sting. Tras París, la gira de promoción pasa por Japón, Canadá y Europa. La última etapa es Inglaterra, donde, en enero, la banda da un concierto en el Royal Albert Hall.

El 13 de julio de 1985, Sting y su banda están sobre el escenario del estadio Wembley, en Londres, para actuar en el concierto "Live Aid", organizado por Bob Geldof. Primero Sting interpreta, con Phil Collins, ‘Roxanne’, ‘Against all odds’, ‘Message in a bottle’, ‘In the air tonight’ y ‘Every breath you take’, y luego, con Dire Straits, aquella ‘Money for nothing’ que, también en la versión grabada en estudio, contaba con su presencia. En lo que respecta a colaboraciones, merece la pena reseñar la participación de Sting en un tema del álbum ‘You're under arrest’, de Miles Davis, y su mágica interpretación de la famosa ‘Mac the knife’ extraída de ‘la ópera de tres peniques’. Esta interpretación está registrada en el álbum ‘Lost in the stars’, enteramente dedicado a las composiciones de Kurt Weil, reinterpretadas por artistas rock.

En el plano cinematográfico, en noviembre de 1985 se estrena en los cines londinenses la película Bride, de Franc Roddam, director de Quadrophenia. Esta película, que es una reelaboración de La novia de Frankestein, de 1935, es maltratada por la crítica: la culpa del fracaso no es de Sting ni de Jennifer Beals, la actriz principal, sino del director, que ha realizado un remake de terror serie B. También en noviembre, Sting toma parte en una campaña dirigida por la American Library Association para estimular al público a la lectura de los clásicos. Su foto con el traje de su personaje en Bride es la imagen publicitaria de la campaña. Si Bride fue vapuleada por la crítica, con Plenty, estrenada a fines de noviembre, sucede todo lo contrario.

Readaptado por el autor, el drama es llevado a la gran pantalla para denunciar las ocasiones perdidas por una nación que aguarda de manera apática su desmoronamiento. Ahora el cine es para él algo más que un hobby: es casi una manía, una forma de desatar su "yo" desfasado. Y, quizá por recuperar algunos fragmentos del mismo, Sting había decidido, algunos meses antes, hacerse acompañar, constantemente, por un equipo cinematográfico. La idea era la de mostrar las "facetas ocultas" de un artista. La película, que pretendía conmover al público, llega a las pantallas en junio de 1986. Desde el punto de vista económico, la película es una auténtica desilusión, subsanada, en parte, por la publicación del doble álbum en directo que lleva el mismo título que aquella: ‘Bring on the night’.

Quizá para reponerse de esta desilusión, Sting anuncia que está pensando en hacer otra película, esta vez de tema político, tal vez sobre la figura del líder negro Nelson Mandela. Pero no se hará ninguna película. En cambio, a fines de junio de 1986, toma parte en un concierto antiapartheid organizado en Londres por Jerry Dammers. El 14 de noviembre, a pocos días del paso por América del "Conspiracy of hope tour", organizado para financiar a Amnistía Internacional, se publica el álbum homónimo, que cuenta con las intervenciones, entre otras, de Sting, Peter Gabriel, Elton John y Steve Winwood. En cambio, en la gira, además de Sting, habían tomado parte, además de unos recompuestos The Police, Bryan Adams, Bob Dylan, Peter Gabriel, Tom Petty y U2. También en noviembre, Polygram edita el álbum ‘Every breath you take-The singles’, que incluye lo mejor del repertorio Police, algunos de los temas con nuevos arreglos.

En los últimos días del otoño, Miles Copeland, hermano de Stewart y ex manager de The Police, convence a Sting de que le done un tema para un disco benéfico: ‘I’ve be down so long’, en su versión grabada en vivo en Los Angeles durante la gira "Bring on the night", entra así en el disco ‘Live! For life’, realizado para recoger fondos a favor del Centro Americano de Investigaciones Cancerígenas. Además del de Sting, figuran en el Lp temas de Stewart Copeland, Bob Marley, R.E.M., Alarm y The Bangles. En febrero de 1987, mientras Sting está de gira, la película ‘Bring on the night’ gana el Grammy (el Oscar de la música) al mejor vídeo de larga duración del año 1986.


Con la llegada de la primavera, Sting decide aislarse para escribir el material de su nuevo álbum. A fines de junio, está listo para entrar en los estudios de Montserrat para grabar aquello que será ‘Nothing like the sun’. Del conjunto de jazz que lo había acompañado en ‘The dream of the blue turtles’ y ‘Bring on the night’, sólo quedan dos miembros: Branford Marsalis y Kenny Kirkland. Pero en compensación cuenta con una nutridísima estela de excepcionales invitados: Mark Knopfler, Eric Clapton, Gil Evans y el ex Police Andy Summers. Capitaneada por el propio Sting, la sección rítmica está compuesta por Manu Katché y Andy Newmark en la batería y Mico Cinelu en la percusión. Entre los muchos músicos que intervienen, vale la pena citar al portorriqueño Rubén Blades y al guitarrista Hiram Bullock, quizás "el mejor guitarra" del momento. En este período, le llega la noticia de que su madre, enferma de cáncer, vive sus últimos momentos. Ella morirá el 2 de julio. En aquellos días, Sting escribe, pensando en ella, ‘Lazarus heart’.

El de su madre es el primero de una serie de lutos que en poco tiempo abrumarán al cantante. Poco antes de comenzar en Río de Janeiro una nueva gira mundial, Sting recibe la noticia de la muerte de su padre, y poco después la de su amigo y colaborador Gil Evans, el ecléctico del jazz que parecía salido de una reserva india. En los tres casos, Sting no participa en los funerales para no atraer a demasiada gente en aquellos momentos tan personales. Cuando muere su madre, prefiere cambiar de aires y vuela a Hamburgo para participar en una noche dedicada a Bertold Brecht y Kurt Weill, en una velada organizada por su amigo Eberhard Schoener, con el que The Police ya habían colaborado, entre 1978 y 1979, en los trabajos "Video mágic" y "Video flash-black". También en julio, da un aplaudidísimo concierto en el estadio de Perugia, con ocasión del "Umbría jazz festival". En tal ocasión, actúa con la orquesta de Gil Evans. En noviembre ve la luz ‘Nothing like the sun’, que llega de inmediato a los primeros puestos de las listas europeas y al noveno puesto de las americanas. En diciembre, Sting participa en el álbum benéfico ‘A very special Christmas’ con el tema ‘Gabriel's message’, ya editado como cara B junto a una versión en directo de ‘I burn for you’, del mix de ‘Russians’.

En enero de 1988, inicia una gira de 46 conciertos por USA. Tal gira dura hasta marzo. En febrero gana el premio al mejor Lp de 1987 en el "British Phonographic Festival Award", pero, comprometido en su gira por USA, no puede presentarse a recogerlo. En su lugar llega un videocasete con una grabación de su discurso de agradecimiento. En abril publica el miniálbum ‘Nada como el sol’, originariamente destinado al mercado sudamericano. El disco contiene cinco temas: ‘Mariposa libre’ (Little wing), ‘Tragúe’ (Frágil, en portugués), ‘Si estamos juntos’ (Will be together), ‘Ellas danzan solas (cueca sola)’ (They dance alone), y ‘Fragilidad’. Pocos días después, Sting participa en ‘Someone to watch over me’, un thriller dirigido por Ridley Scott. A continuación emprende una larga gira europea. Junto a Sting están: Kenny Kirkland en los teclados, Tracy Wormworth con el bajo, Mino Cinelu en la percusión, Jeff Campbell con la guitarra, Jean Paul Ceccarelli en la batería, Delmar Brown en los teclados, Branford Marsalis con el saxo y Dolette McDonald como corista.

En esta gira, tocan todas las canciones de ‘Nothing like the sun’, los éxitos de ‘The dream of the turtles’, y ‘Muder by numbers’, ‘One world’, ‘King of pain’, ‘Don't stand so close to me’, ‘Message in a bottle’, ‘Roxanne’, ‘Bring on the night’ y ‘When the world is running down’, del período Police. Además, Sting dedica a Italia el tema "histórico" ‘Caro il mio ben’. El 11 de junio abre con ‘If you love somebody (set them free)’, el megaconcierto londinense organizado para "festejar" el septuagésimo cumpleaños de Nelson Mandela, el líder africano aún encarcelado por aquel entonces. Como ejecutivo discográfico decide fundar la compañía Pangaea, que él mismo define como "un cocido de estilos e ideas musicales". La pequeña compañía debuta con una versión de ‘Soldier's tale’ de Stravinsky, con lan McKellen como narrador y Vanessa Redgrave en el papel del diablo. De la ejecución se encarga Sting con la Orquesta Sinfónica de Londres. En agosto, Sting escribe la música para el documental ‘Crisp City’, y el 2 de septiembre parte con Bruce Springsteen, Tracy Chapman, Peter Gabriel y Youssou 'N' Dour, para el "Human Rights Now World Tour" en favor de Amnistía Internacional, organizado con ocasión de los cuarenta años de la redacción de la Carta de los Derechos Humanos.

Su tema ‘They dance alone’ desencadena un verdadero alboroto en Chile. La canción, dedicada a las madres de los desaparecidos, provoca las iras del general Pinochet, que decide prohibir tanto a la canción como a su autor. Cuando, en el 87, Sting dio un concierto en Sudamérica (concretamente en Río de Janeiro), su relación, tanto humana como política, con este continente se hizo muy profunda. Mientras cantaba los sufrimientos de las madres de los desaparecidos, se enteró del drama de la selva amazónica y de las tribus indias de los Kayapos. Tras dar un concierto de protesta en el Kennedy Centre de Washington con doscientos colegiales de la ciudad de Blackburn, se le ocurre la idea de realizar un documental para la BBC. junto a esta idea concibe la de escribir un libro: dos formas concretas de ayudar a la Fundación de la selva virgen, que lucha en defensa del patrimonio natural de la Amazonia. En abril de 1989, se estrena ‘Amazonia Amazonia’. Sting decide promocionar esta película con ruedas de prensa y apariciones televisivas, a condición de que sólo se hable acerca de los problemas de la Amazonia, y de que la música, por una vez, no interfiera en la charla.

Polémico pero decidido, seguro de luchar por una causa justa, Sting denuncia los problemas ecológicos de Brasil y del mundo. En julio, Sting va a Italia, esta vez de vacaciones. Se aloja en casa del estilista Gianni Versace, a orillas del lago Como, con su mujer y sus cuatro hijos. No hay nuevos discos en su horizonte ("al menos hasta que la cuenta corriente de la Fundación para la defensa de la selva virgen tenga buenos fondos", dice Sting), pero sí un trabajo teatral. Su debut en Broadway con La ópera de tres peniques, de Brecht, está fijado para el 5 de noviembre de 1989.

Los críticos teatrales americanos lo acechan, siempre reacios a que las estrellas de rock pisen sus "sagrados escenarios" de Broadway. En suma, su actuación (como ya le había sucedido a Madonna unos meses atrás) fue maltratada por la mayoría de la crítica. Pero Sting no parece preocuparse. Él, que había sabido imponerse como una de las estrellas de rock más eclécticas de la historia, no tiene tiempo para quedarse a escuchar las aciduladas palabras de los críticos americanos. Entre sus proyectos figuran la dirección de una película, la redacción de un libro, iniciativas culturales y benéficas. Y también algún disco.

Mientras Sting impone su figura en el campo mundial, Andy Summers ha grabado, en julio de 1987, el álbum ‘XYZ’ y en la primavera de 1989, ‘The golden wire’. Copeland, tras el paréntesis africano de ‘The rhyhmatist’, graba un disco enteramente instrumental, ‘The equalizer and other cliff hangers’, para la compañía I.R.S., propiedad de su hermano. Este álbum forma parte de la colección "No speak", dedicada a discos instrumentales de artistas rock: Wishbone Ash, Pete Haycock, Willian Orbit y otros. Los tres ex Police, tras su experiencia común, han seguido por distintos caminos, aunque coincidentes en cuanto a rebasar los límites de la música rock en busca de nuevos estímulos.

Pagina Oficial:
http://www.thepolice.com
 


DISCOGRAFIA



  1978- Outlandos d'Amour
1979- Reggatta de Blanc
1980- Zenyatta Mondatta
1981- Ghost in the Machine
1983- Synchronicity
1995- Live!



 




1978- Outlandos D'Amour

Puntuacion: 9
Estilos: Album Rock, Contemporary Pop/Rock, New Wave, Punk/New Wave, Alternative Pop/Rock, Alternative/Indie Rock, Post-Punk

   Para escuchar el disco dale al play




 

Mientras que sus posteriores álbumes contienen composiciones mucho más ambiciosas, el debut de Police, 'Outlandos d'Amour' es, con mucho, su versión más directa y sencilla. Aunque Sting, Andy Summers y Stewart Copeland eran excelentes instrumentistas de jazz con experiencia, era mucho más fácil conseguir un contrato discográfico si eras un artista punk o new wave, por lo que la banda decidió ocultar su destreza. Podia sonar simplista ("Be My Girl-Sally", "Born in the '50s"), pero Sting ya era un gran compositor, como lo demuestran los clásicos "Roxanne", "Can't Stand Losing You" y "So Lonely". Pero  hay otros temas menos conocidos pero de gan nivel, los frenéticos "Next to You", "Peanuts" y "Truth Hits Everybody", así como el exotico "Masoko Tanga" y el single "Hole in My Life". 'Outlandos d'Amour' es sin duda uno de los mejores debuts de los años 70 en el campo de la New Wave.

1.- Next to You (Sting) 2:50
2.- So Lonely (Sting) 4:49
3.- Roxanne (Sting) 3:12
4.- Hole in My Life (Sting) 4:52
5.- Peanuts (Copeland/Sting) 3:58
6.- Can't Stand Losing You (Sting) 2:58
7.- Truth Hits Everybody (Sting) 2:53
8.- Born in the 50's (Sting) 3:40
9.- Be My Girl - Sally (Sting/Summers) 3:22
10.- Masoko Tanga (Sting) 5:40

Stewart Copeland- Batería, Voz
Sting- Bajo, voz
Andy Summers- guitarra, voz