HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Miguel Rios

MIGUEL RIOS





Biografia
Discografia 
 

 

Miguel Ríos nacio en Granada en 1944. Gracias a su trabajo en la sección de discos de unos grandes almacenes descubrió a Paul Anka, Elvis Presley y Ricky Nelson. Animado por los programas de radio "abiertos a los nuevos valores de la música" se presentó en Radio Granada al concurso Cenicienta 60 con una canción de Paul Anka ('You are my destiny'). A raíz de ello fue contratado por un empresario de una discoteca, debutando profesional y discográficamente en 1961, y convirtiéndose pronto en uno de los mejores cantantes españoles de rock en la década de los sesenta.

Grabó algunas cintas (maquetas en la terminología actual) y las envió a Madrid. Cuando le contestaron afirmativamente, dejó Granada y se fue a Madrid a cantar twist tras twist: 'El twist', 'Twist de Saint-Troppez', 'Twist del reloj', 'Spanish Twist', 'Twist del mundo', porque aquellos eran los años del twist. Y su nombre se convirtió en Mike Ríos. Otras canciones que grabó entonces, con la "afamada" -según expresión de la época- orquesta de Filippo Carletti primero y luego acompañado por Los Relámpagos, fueron: 'La pera madura', 'Popotitos', 'El chico ye-yé', 'Tú sí tienes ángel'. Más tarde, grabó 'Ahora que he vuelto', 'El antimusical' y 'La guitarra' e interpretó las películas 'Dos chicas locas, locas' (1964, Pedro Lazaga; con Pili y Mili, y Tito Mora) y 'El guitarrista de Hamelin' (1967).

Tras un nuevo cambio de compañía discográfica y en plena búsqueda de sus raíces y de su identidad llegaron 'El río', 'Vuelvo a Granada', 'No sabes cómo sufrí', 'Yo sólo soy un hombre' y 'Contra el cristal'. Por entonces grabó su primer elepé (se habia editado otro anterior, pero era una recopilacion de sus singles hasta el momento), 'Mira hacia ti'. En 1969-1970, con motivo de la celebración del segundo centenario del nacimiento del compositor Ludwig van Beethoven, el último movimiento de su Novena sinfonía, con adaptación musical del compositor y director Waldo de los Ríos (un pionero del sintetizador en la música clásica y en el rock, e iniciador de las adaptaciones clásicas que más tarde retomaría Luis Cobos), fue motivo de inspiración de la canción llamada 'A song of joy' ('Himno a la alegría' en español), que se convirtió en un éxito mundial interpretado por Miguel Ríos, con más de tres millones de discos vendidos.

En los años siguientes, Miguel Ríos siguió cosechando éxitos, aunque no tan importantes como el irrepetible del 'Himno a la alegría', con álbumes como 'Miguel Ríos' (1969), 'Despierta' (1970), 'Unidos' 1971), 'Conciertos de rock y amor' (1972, grabado en directo), ?Memorias de un ser humano' (1974, la conjunción de cantante solista y un grupo de rock duro, según definición del propio Miguel Ríos y el primer disco cuya producción pudo controlar totalmente), 'La huerta atómica' (1976), 'Al-Andalus' (1977, la búsqueda de las raíces como andaluz y granadino), ' Los viejos rockeros nunca mueren' (1979, la vuelta a las raíces como músico), 'Rocanrol bumevang' (1980), 'Extraños en la noche' (1981), hasta llegar a la explosión del 'Rock'n'Ríos' de 1982.

Rock'n'Ríos fue un doble disco grabado en directo, un vídeo de la actuación y la serie de recitales que Miguel Ríos realizó durante el verano de 1982.  Él mismo lo cantaría al año siguiente en 'Rock de una noche de verano'. Los discos de los años setenta, tras regresar de Estados Unidos, estaban cargados de intelectualismos y no conectaban con la gente, como él mismo observó: "Cuando tocaba el medley del rock and roll notaba que conectaba visceralmente con la gente, y me dije: «Estás haciendo el canelo, aquí tienes una connunicación efectiva»". A partir de esta reflexión, se inició la recuperación musical de Miguel Ríos ('Santa Lucía', 'El neón rosa', 'Un caballo llamado muerte', 'Nueva ola', 'La ciudad de neón', 'Banzai', 'El blues del autobús') que como se ha dicho anteriormente más arriba culminó en el verano de 1982.

Las giras siguientes, así como los discos posteriores al 'Rock'n'Ríos' ['La encrucijada' (1984), 'Rock en el ruedo' (1985), 'año del corneta' (1986) y 'Miguel Ríos' (1989)] no tuvieron ni el impacto ni el éxito de éste. En el año 1985 Miguel Ríos dirigió y presentó en la televisión una serie de programas sobre la historia del rock español bajo el título genérico de "iQue noche la de aquel año!". 
 
Pagina Oficial:
www.miguel-rios.com

http://lafonoteca.net/grupos/miguel-rios/


Discografia:

1969-
Miguel Rios
1969-
Mira hacia ti
1970-
Despierta
1971-
Unidos
1972- 
Conciertos de Rock y amor
1974-
Memorias de un ser humano
1976-
La huerta atómica
1977-
Al-Andalus
1979-
Los viejos rockeros nunca mueren
1980-
Rocanrol bumerang
1981-
Extraños en el escaparate
1982-
Rock and Ríos
1983-
El Rock de una noche de verano
1984-
La encrucijada
1985-
Rock En El Ruedo
1986-
El año del cometa
1987-
¡Qué noche la de aquel año!
1989-
Miguel Ríos
1991-
Directo al corazón
1992-
Asi Que Pasen 30 Años
1995-
Canciones De Amor Para Tiempos Dificiles
1996-
Como si fuera la primera vez
1996-
El Gusto Es Nuestro
1998-
Miguel Ríos en concierto: Big Band Ríos
1999-
Ana Belén, Miguel Ríos: cantan a Kurt Weill
1999-
Miguel Rios
2001-
Miguel Ríos y las estrellas del rock latino
2003-
Vuelvo A Granada
2004-
Miguel Ríos 60mp3
2008- Solo o en compañía de otros






1969-Miguel Rios

Editado en 1969
Puntuacion: 5
Disco Recopilatorio

Recopilatorio en el que se incluyen singles y EP's editados antes del lanzamiento de su primer larga duración, muchos de ellos bajo el nombre de Mikel Rios.

1.- Pecosita
2.- Hay tantas chicas
3.- Un diablo disfrazado
4.- Los brazos en cruz
5.- La historia de las tres rosas rojas
6.- Oh mi señor
7.- Tema para rocío
8.- Ayer
9.- He preguntado a mi corazón
10.- Melodía encantada
11.- Da-doo-ron-ron
12.- Serenata bajo el sol






1969-Mira Hacia Ti

Editado en 1969
Puntuacion: 8
Estilos- Rock'n'roll, Pop-Rock

   Para escuchar el disco dale al play




El primer LP como tal de Miguel Ríos es una obra redescubierta parcialmente en los últimos años. De cierto éxito en su momento, poco después quedó eclipsado ante otros arrolladores triunfos del artista. Cantante de personalísima voz -aquí aún en forja, pero ya notable- y gran carácter, en este disco conduce temas luminosos cargados de fuerza, estilo y con aires psicodélicos y complementado con algunas baladas aderezadas con magistrales arreglos orquestales a cargo de Waldo de los Ríos y la participación de Rafael Trabuccheli en la producción y de Fernando Arbex firmando diversas canciones.

Es este el disco que contiene la grandiosa "Vuelvo a Granada", tema bien conocido de su repertorio que evoca el regreso en tren a la ciudad que le vio nacer y que se tiñe de añoranza por recobrar la paz de los lugares tranquilos, pero también "Good-bye quiere decir adiós", una briosa canción de letra sencilla -la despedida de un amor de verano- pero que en conjunto se hace impecable, excitante, con unos crescendos de vientos y un final con el cantante desbocado en clave soul que ya de por sí justificarían todo el álbum.

Pero son grandes piezas las otras que se pueden encontrar en este álbum, como lo son la inicial "El río", escrita por Arbex, seguida por la emoción contenida que nos evoca el salado sabor de las lágrimas en la balada "Contra el cristal", original de Juan Pardo; la versión de Scott McKenzie "Like an old time movie", titulada aquí "El viaje"; la inmensa "No sabes cómo sufrí" de María Ostiz, llevada del folk íntimo de la original a este rock psicodélico y con original solo de armónica incluido; la homónima "Mira hacia ti" (versión a su vez de "Look to your soul", popularizada por Johnny Rivers)... en fin, todas.

Tal vez solo desencaje un poco "Mi vida fue", balada que por su aire italiano se despega algo del conjunto -más propio de épocas pretéritas del artista-, pero que no desequilibra el gran balance del total. Uno de los trabajos más mágicos del inquieto artista, impregnado de una melancolía única, irrepetida, que paradójicamente suena tanto a despedida, pero que sin embargo es el incio de una larga trayectoria. 

1.- El río
2.- Contra el cristal
3.- Good-bye quiere decir adiós
4.- El viaje
5.- No sabes cómo sufrí
6.- Mira hacia ti
7.- Yo sólo soy un hombre
8.- Mi vida fue
9.- Vuelvo a Granada
10.- Soy algo que quisieras borrar
11.- El cartel






1970-Despierta

Editado en 1970
Puntuacion: 5
Estilos: Rock'n'roll, Pop-Rock

   Para escuchar el disco dale al play




Segundo LP del granadino; es el que incluye, en España, el archiconocido "Himno a la Alegría", la cual ya había sido publicada internacionalmente en el álbum "A Song of Joy" (Polydor, 1970). Por tanto, hablar de este disco es hablar de esa canción y dedicarle buena parte de los comentarios. Sin embargo, una vez que todo se ha dicho al respecto, solo queda decir que todo al respecto se ha dicho. El disco aún pertenece a la serie de los que produjo bajo la batuta de Trabucchelli. De ahí los arreglos de Waldo de los Ríos en la famosa canción.

Cabe señalar que, si bien siempre tuvo que pelear mucho durante su época en Hispavox sobre cómo eran sus discos, aquí empieza a revelarse el Ríos compositor en canciones como "Mis Mattos" o en otras compuestas junto a Nicky Graham -un auténtico currante del rock que ha estado en mil saraos-, como "Ella se fue". Llama la atención "América", a cuyos coros se asemejan tanto los de la canción de mismo título interpretada Nino Bravo unos años después.

El disco, ya hablando en términos generales, está dotado de una atmósfera mucho más ensoñadora y vaga que el anterior, más girado a experiencias hippies y rockísticas lejanamente imbuidas de rock sinfónico. Para bajarnos de la burbuja, se agradece la presencia golpeadora de un clásico rock 'n' roll como es el "Rock de la cárcel"; la única que, por sus evidentes características, puede sobrevivir a la larga sombra proyectada por la adaptación de la pieza de Beethoven. 

1.- Miss Matos
2.- Ella se fue
3.- América
4.- Recuerdos
5.- Himno a la Alegría
6.- Rock de la cárcel
7.- Despierta
8.- Al salir el sol
 





1971-Unidos

Editado en 1971
Puntuacion: 8

Este disco, por sus características, forma un tándem creativo prácticamente inseparable del anterior "Despierta" (Hispavox, 1970) por varias razones. Primero, son las dos obras sinfónicas de Miguel Ríos; segundo, este está construido un tanto a rebufo del anterior, pues continúa sus pautas en la búsqueda del gran éxito conseguido por aquel con su "Himno a la Alegría", jugando esa baza aquí el tema "United (Unidos)", basado esta vez en el "Te deum" de Marc-Antoine Charpentier, conocida por todos como la sintonía de Eurovisión. Sin embargo, este disco está por encima del anterior... sencillamente porque es mejor. Y es mejor, secillamente porque las canciones son mejores. El anterior, se dijo, tenía una atmósfera vaga y difuminada. "Unidos" (Hispavox, 1971), en cambio, es mucho más concreto y tangible, más claro y definido. Miguel había vuelto de su viaje a Estados Unidos y se había puesto las pilas en cuanto a cómo estaba el panorama; de hecho, en varias ocasiones se atreve con el inglés. Es un álbum mucho más rico y, nota especial, desborda creatividad y alegría; lo que se dice "buenas vibraciones". Son obras como esta, olvidadas por muchos en el devenir de la música pop española, las que convirtieron a Miguel Ríos en la leyenda viva que es. Canciones como "Somebody help me" -desde luego, cuánta similitud guarda su tramo final con los arreglos de viento del "Free yourself" de Canarios- o la bellísima versión de The Beatles, "Here comes the sun", nada envidian a lo más puntero del rock del momento a nivel internacional. Un gran, enorme disco. 

1.- Yo creo en ti
2.- Somebody help me
3.- Ten fe
4.- El refugio
5.- Here comes the sun
6.- Quisiera despegarme
7.- Country grass
8.- Dar amor
9.- Unidos
 





1972-Conciertos De Rock Y Amor

Editado en 1972
Puntuacion: 7

Este disco es la grabación de la primera gira de facto de un artista español por el territorio. Concretamente la de los conciertos celebrados en el Monumental de Madrid; como se ve en la portada y como dice el propio Miguel Ríos durante la actuación, por precios de 50 a 125 pesetas y en sesiones dobles de tarde y noche, nada menos. El sonido no es del todo excelente, pero es más que suficiente para hacerse eco de toda la energía de cantante, banda y público. Además la vivencia es pura, tal cual, y ahí tenemos todas esas expresiones del momento, a un Miguel Ríos provocador, incitando a la participación y dando toques de atención al personal. El amo. Él y el espontáneo que sube al escenario. Buena parte de este disco está compuesto de versiones. Aunque es la época sinfónica del granadino; en concierto se decanta por el rock and roll, y además muy movidito y por momentos incendario, aunque eso sí, con un potente apoyo en una gran sección de vientos. Contando con versiones de Wilson Pickett y Ray Charles, grandes figuras de la música, cabe señalar que la más destacable de todas es el "Cantares", aquella adaptación de Machado a cargo de Serrat. 

1.- Hound dog
2.- Tutti frutti
3.- Rock de la cárcel
4.- Popotitos
5.- What'd I say
6.- Land of one thousand dances
7.- Abraham, Martin y John
8.- Cantares
9.- Yo sólo soy un hombre
10.- Vuelvo a Granada






1974-Memorias De Un Ser Humano

Editado en 1974
Puntuacion: 8

Último LP de Miguel Ríos en Hispavox -aún quedaría por editar el sencillo "Don Fulano de Tal / La Maraña" (Hispavox, 1975)-. Por una parte, el artista estaba interesado en dar rienda a sus inquietudes creativas, y por el otro, Hispavox estaba presionándole para que publicara un nuevo sencillo-pelotazo. La cosa quedó en un empate ligeramente inclinado a favor del granadino, porque si bien su casa discográfica le vetó el proyecto original que tenía en mente, él sacó un disco demasiado, digamos, duro o complejo para tener éxito comercial, pero en las directrices que a él le interesaban al fin y al cabo. El proyecto original, como se dice, era una expansión a LP del concepto y tema desarrollado en el sencillo "Canción Para un Nuevo Mundo / El Furgón Llamado Canguro" (Hispavox, 1973). Cosa rara, debieron pensar en la disquera y no se lo permitieron. El concepto, la percepción de una realidad distinta a la oficial, surgida de sus vivencias durante su estancia en Estados Unidos, sí pudo desgranarse a lo largo de sus ocho canciones. Como se ve, aquí el peso del sonido ya no es obra de la factoría Torrelaguna, por más arreglos orquestales que puedan hallarse. Y aunque hay mucho rollo de paz y liberación, también está alejado de las coordenadas hippies de sus anteriores discos; diríamos que es más espabilado. El álbum fue un claro fracaso comercial, aunque no le fue tan mal como el siguiente, "La Huerta Atómica" (Polydor, 1976), como se verá en su sección. Sin embargo, el propio Miguel Ríos tendría una percepción muy positiva de él muchos años después. Y es que, en líneas generales, "Memorias de un Ser Humano" (Hispavox, 1974) es muy disfrutable: ritmo y atmósferas a la par, buenos riffs, inspirados solos, melodías de piano pegadizas, detalles por doquier, etc. A lo largo del álbum se percibe un regusto muy americano en diversas ocasiones, especialmente en la genuina "Sweet California", firmada junto a su pareja, Margaret Watty, o "La mina", con sus atractivos coros femeninos. Luego tenemos los momentos más arriesgados, concentrados fundamentalmente en su tramo final, con las canciones "Desde mi ventana" o "Memorias de un ser humano", el tema titular y que cierra disco, concepto y etapa en Hispavox con un portazo. Más claro, agua. Con arreglos de Johnny Galvao (guitarra en Los Buenos) y teclados de Teddy Bautista, el balance final de "Memorias de un Ser Humano" solo puede ser satisfactorio. Es atrevido, original y reflexivo en sus letras, alejado del paso obvio que se esperaría de un superventas. 

1.- Vivirás... tanto (como tengas ganas de vivir)
2.- El juglar
3.- La mina
4.- Buenos días
5.- Por si necesitas
6.- Sweet California
7.- Desde mi ventana
8.- Memorias de un ser humano






1976-La Huerta Atomica

Editado en 1976
Puntuacion: 6

Una vez que Miguel Ríos ha salido de Hispavox y entra en Polydor, donde encuentra un mejor ambiente, se dispone a llevar a cabo sus proyectos de un álbum conceptual de rock progresivo. Se instala en Torrejón de Ardoz, muy cerca de la base estadounidense, y esta le sirve de referente en su obra. Echa toda la carne al asador: se rodea de un excelente equipo de músicos -a destacar el teclista Mariano Díaz y el guitarra Tony Ponce, junto a quienes firma, conjuntamente, por separado o acompañados de Fernando Miranda, todos los temas del disco, a excepción de "Buenos días, Superman", que es obra de Víctor Mª San José Sánchez-, el propio Miguel se encarga de la producción, cuenta con destacadas colaboraciones de Massiel -"El consultorio atómico de la sra. Pum"- o Jeanette -"Instrucciones a la población civil (en caso de alarma nuclear)"-... En definitiva, es su obra, plena y total. Expliquemos ahora qué relata "La Huerta Atómica (Un Relato de Anticipación)" (Hispavox, 1976). El protagonista de esta historia vive junto a una base nuclear, entre árboles y bombarderos, en la llamada Huerta Atómica. En un momento dado, cae una bomba atómica justo encima de su parcela, a 500 metros de la base. Todo ser vivo muere, pero él sobrevive bajo una burbuja generada, por razones incomprensibles, bajo la explosión. A su alrededor se amontonan los espectros de todo ser fallecido: él es el único ser humano que queda con vida. Consciente que en tal condición sus esperanzas de supervivencia son nulas, y horrorizado por lo acontecido -y aquí viene lo bueno- se sacrifica para, a partir de él, generar una nueva humanidad libre de tales atrocidades (la similitud con eso que están pensando no es casual, pues esto es relatado en la capítulo "La canción del Megacristo" y una ilustración interior despeja toda duda). Entonces, despierta. Todo ha sido un sueño durante la siesta; qué alivio. Mira a su alrededor y, en efecto, ahí sigue: viviendo junto a una base nuclear. Harto, decide marcharse del lugar, pero entonces por la radio suena la alarma nuclear, seguida de una explosión. Fin. Todo esto se ve salpicado de diversos fragmentos que son los que dan esencia al concepto: por un lado, el inicio del relato, con los contrastes del paisaje primaveral, la belleza campestre, invadida por la base; el encuentro sexual con Katherine... Por el otro, el absurdo de armarse por la paz, la vigilancia del orden mundial por parte del ejército estadounidense, etc. Y especialmente, la brutalidad del armamento nuclear. Y esto se hace evidentemente notorio porque, y tal como se detalla en las notas interiores, si bien el disco está salpicado de diversos efectos de sintetizadores, las explosiones son explosiones nucleares reales. La historia, que en su secuenciación musical me recuerda bastante a la ópera rock de The Who, "Tommy" (Polydor, 1969) -aunque su estilo tiene más que ver con Genesis u otros grupos de rock progresivo-, realmente engancha. Está bien narrada, bien secuenciada, con pasajes altos y bajos, escenas circunstanciales que le dan mayor consistencia y capítulos decisivos. Entonces, ¿cuál es el problema? Pues que, lamentablemente, el relato -lo conceptual- se impone sobre la música -lo tangible-, que queda en mero transporte. Consecuencia de ello, hay momentos brillantes y momentos vagos, poco desarrollados o simplemente excesivamente alargados. Sin embargo, como ya se ha apuntado, la experiencia es total. El álbum fue un sonoro fracaso en su momento; probablemente el mayor de su autor. Hoy es una obra de culto en Corea del Sur y Japón. Porque los valores e ideas, aunque la formas sean antiguas, no pasan de moda. Si existe la amenaza, existe el miedo. No se deje influir por una cuestión de puntuaciones, punto arriba, punto abajo. Si hay un disco de Miguel Ríos que se debería escuchar, es este. 

1.- Entre árboles y aviones
2.- Una casa en la guerra
3.- Buenos días, Superman
4.- Yankee Johnny
5.- Bienvenida, Katherine
6.- Una siesta atómica
7.- Instrucciones a la poblacion civil (en caso de alarma nuclear)
8.- El consultorio atómico de la sra. Pum
9.- El carnaval de los espectros (I)
10.- La burbuja antirreacción
11.- La canción del Megacristo
12.- El carnaval de los espectros (II)
13.- Por el hombre futuro
14.- El "dulce" despertar






1977-Al-Andalus

Editado en 1977
Puntuacion: 8

A pesar del fracaso de "La Huerta Atómica" (Polydor, 1976), Miguel Ríos siguió en su línea conceptual-progresiva, dando aquí su último capítulo. Y a pesar de lo mencionado, esa línea cambia sustancialmente. En esta ocasión los referentes no miran hacia afuera sino hacia adentro: en 1975, Triana había parido "El Patio" (Gong-Movieplay, 1975) y, con ello -aun contando con los diversos precedentes, bien conocidos- nacía un nuevo concepto de rock: el rock andaluz. "Al-Andalus" (Polydor, 1977) no cae exactamente en esas directrices, pues se decanta más por las reminiscencias árabes, y sus progresiones guardan más relación con el jazz que con otras cosas. Pero empecemos por las presentaciones. En España, los tiempos están cambiando. Miguel Ríos, a través de su música, ya había dejado claro de qué lado se ponía. Pero ahora el compromiso se hace más concreto y se mira al entorno más inmediato: Andalucía, a través de la ventana de Granada. Para ello vuelve a rodearse de un más que solvente equipo que sepa encauzar musicalmente su nuevo concepto. En la composición, firma casi todos los temas con el cantautor Antonio Mata Valero en las letras y/o Luis Fornés (teclados en diversas canciones) y , según necesidad de cada composición, los músicos necesarios, destacando el mencionado Fornés, bajo lleno de solera de Toni Aguilar (Dolores) y, cómo no, Luis Cobo, Manglis, a la guitarra. Las letras combinan la percepción de esa nueva realidad y su esperanza de futuro, así como otros pasajes descriptivos, que, refiriéndose a Andalucía, solo pueden estar llenos de luz, poesía y dramatismo. El comienzo del álbum no puede ser más excitante. "Al-Andalus", con la co-autoría titular de Racif Hobeika. Es más usual encontrarlo escrito como Rafik Hobeika, aunque también se puede encontrar como Rafiq, Rafick o Obuika; en cualquier caso, el nombre árabe es رفيق حبيق, violinista libanés (1945-2007), prolífico músico y compositor -previamente, tras la edición de "La Huerta Atómica", Miguel Ríos había descansado por una temporada en Egipto donde escuchó un disco de la banda de Hobeika y tomó conceptos de su música para dicha canción-. Esta nos mete de lleno en aires árabes, a través de melodía, cuerdas y las percusiones de Kamel Missaghian. Pero el momento cúspide -si se puede decir eso en un disco tan homogéneamente inspirado- se encuentra justo después, en "Azahara", épica de casi nueve minutos que se inicia con el recitado de un poema en árabe y continúa, a través de claroscuros, luces veladas, espesas y cálidas atmósferas, con la adoración explicita de la belleza. Es un tema bastante psicodélico -miren cómo aprovechan la sonoridad de algo tan sencillo como "el abejorro" para crear texturas y traernos a la mente la imagen y el zumbido de tal insecto-, creado esto con los diálogos de un sobrio bajo y una luminosa guitarra, y los primeros escarceos con electrónica del disco... sí, sí; electrónica. La adaptación de "Recuerdos de la Alhambra", con letra de Ríos y Watty aprovecha como nigún otro tema del granadino, las posibilidades de los sintetizadores, en los cuales se apoya exclusivamente para construir este mágico tema que, junto a "El cinco a las cinco (convocatoria para un homenaje - junio 76)", dedicada a ese granadino universal, Federico García Lorca -la rememoración de que "lo mataron por cantar la libertad", le valió ser radio-censurada en una época un tanto delicada-, componían el sencillo de adelanto. Ambas componen los dos temas más comprometidos del álbum, completado con otras grandes piezas como "Guadalquivir", la más progresiva del conjunto o la "Balada de la alondra y el gavilán". Para muchos "Al-Andalus" es un álbum menor, por tener la mala suerte de encuadrarse entre un álbum tan complejo como el anterior y la revitalización del posterior. Sin embargo, creo que este es uno de los álbumes más recomendables de Miguel Ríos. Musicalmente se aleja de estruendos y se centra en los detalles sin por ello tener que recurrir a barroquismos. Mención especial a cómo se aprovechan las pequeñas pausas, los silencios; un gran recurso. Además se nota al cantante muy metido, correcto pero sentido. Habrá quien quiera verle un sentido muy oportunista, pero mediados tantos años la cuestión, cierta o no, queda en irrelevante. Lo indiscutible es que es de una gran belleza. 

1.- Al-Andalus
2.- Azahara
3.- Un día en Mojácar (partes I y II)
4.- Balada de la alondra y el gavilán
5.- El cinco a las cinco
6.- Guadalquivir
7.- La blanca oscuridad






1979-Los Viejos Rockeros Nunca Mueren

Editado en 1979
Puntuacion: 5

Sabemos que es una constante en la carrera de Miguel Ríos el ir dando saltos, dentro del rock -y a veces algo más-, de un estilo al otro. Sin embargo, entre "Al-Andalus" (Polydor, 1977) y "Los Viejos Rockeros Nunca Mueren" (Polydor, 1979) se produce el más severo de ellos. De un disco de fusión de estilos, poesía enredada, letras comprometidas y experimentación electrónica al más puro, clásico y sencillo rock and roll. La densidad de su anteriores discos, especialmente los dos últimos, su escasa repercusión y, en fin, las ganas de cambiar el chip y rendir un poco a la compañía después de tanto esfuerzo con sus obras conceptuales, son varias de las causas motivadoras. De este modo, "Los Viejos Rockeros Nunca Mueren" es el álbum que reconcilia a Miguel Ríos con el público general, con las listas de éxitos. También incia una época nueva que, como los buenos proyectos futbolísticos, se van forjando año a año, hasta que por fin dan títulos. Y como ellos, este aún se queda en el incio, en la forja. Es un álbum completamente disfrutable, divertido y hasta bailable, con buenos pasajes instrumentales, pero igualmente es completamente convencional. Tal vez pueda parecer que, tras unos discos casi churriguerescos, el cambio le haya dejado a uno desubicado, pero no es exacto ya que el siguiente, "Rocanrol Bumerang" (Polydor, 1980), que continúa las directrices que este LP, es una de las grandes obras, ya no del granadino, sino de todo el rock en castellano. El lema de "los viejos rockeros nunca mueren" se ha convertido en expresión habitual. La rememoración de aquellos años 60, del rock emergente, la vista atrás después de un viaje ya considerable. ¡Ah!, ¡qué peligrosa puede ser la añoranza y la melancolía!; pero bien manejada, como ocurre aquí, se convierte en una fiesta por los buenos momentos vividos. En cualquier caso, el disco tiene un fuerte poso de 'adult oriented' en varios tramos. Porque aunque hay mucho -y buen- rock and roll, lo que desde luego no hay por ningún lado es garra, como en una canción de Bob Seeger tras la sobremesa. De hecho, tiene esa sonoridad limpia, esos coros femeninos tan de orquesta, de esas que igual te tocan la "Lambada" que "Las flechas del amor" que el éxito del momento. Y, en efecto, puede sonar injusto, dado que en momentos puntuales se destapa la maestría, como ocurre en la canción que abre el álbum. "Un caballo llamado muerte", por ejemplo, no solo es una gran canción por su letra, sino también por la parte estrictamente instrumental -de repente, qué atrevidas suenas las percusiones, debido al contexto-, que es trepidante y apunta las directrices, más potentes, que tendrá el próximo disco. También hay lugar para las baladas. Aunque bien reconocida es "Canción de amor", lo cierto es que es un tema vago y poco inspirado, en especial al ser comparada con el paisaje urbano nocturno que evoca el paraíso mojaquero en "Verano del '78". En conclusión. Buen disco, con hermosos paisajes y momentos limpios y relajados. Suficiente para disfrutarlo y, como se dice arriba, para marcar la senda más popular del artista. 

1.- Los viejor rockeros nunca mueren
2.- Rey del rock
3.- Crónicas ciudadanas
4.- Canción de amor... (para tiempos difíciles)
5.- Rock pa'l ministro
6.- Rockero de noche
7.- Un caballo llamado Muerte
8.- Verano del '78 (Mojácar)






1980-Rocanroll Bumerang

Editado en 1980
Puntuacion: 7

Si con "Los Viejos Rockeros Nunca Mueren" (Polydor, 1979), Miguel Ríos, en su reconciliación con el éxito -que por poco le desborda, después de una temporada tan tranquilita- retornaba a la búsqueda del sonido rock más puro, en "Rocanarol Bumerang" (Polydor, 1980) da en el clavo. ¡Y de qué manera! En este disco toca todas sus caras con sencillez y claridad, sin que ello genere una masa informe sino al contrario, un bloque poderoso lleno de formas y caminos. Ora opta por la sobriedad, ora por la espectacularidad. Es un disco muy vivo, urbano y cosmopolita. Bien sabemos que aquí se aloja "Santa Lucía", de la que luego hablaremos, pero es que el conjunto no tiene falla alguna. Miguel Ríos, Carlos Narea y Tato Gómez (estos dos serían habituales en futuros discos del artista, ya sea en Polydor o en otras casas) se ponen a los mandos de la producción para, como dice la canción homónima, hacer un recorrido de ida y vuelta por el rock, pero al contrario de los que ocurría en el álbum del año anterior, aquí no hay nostalgia ni revisitación, ni siquiera puesta al día. Es la experiencia sentida del rock, que en efecto suena muy cursi pero que se vive con gran fuerza. Y con esa fuerza se viven sus emociones, una fiesta llena de subidas y bajadas. Por eso, justo después de la excitante apertura del álbum, llegamos a "Santa Lucía"... Junto con el "Himno a la Alegría", "Santa Lucía", compuesta por el argentino Roque Narvaja, es una canción que no puede, de ninguna forma, desasociarse del intérprete granadino. Y, como aquella, hemos estado sobreexpuestos a su radiodifusión, la hemos oído mil veces. Pero a diferencia de aquella, esta suena auténtica, real y cercana, aun con toda la extrañeza de la historia que narra. Su atmósfera sobria y nocturna, conducida por una inconfundible línea de bajo, evoca cigarillos junto a la ventana abierta a una ciudad durmiente, el tráfico a altas horas de la madrugada y los pensamientos en íntima soledad. Por ello, a pesar de estar trilladísima, continúa plena y vigente, y lo hará siempre bajo esa voz, única y personal. Hacer una versión del "Himno a la Alegría" carece de todo sentido e interés hoy día, resultaría hasta ingenuo, pero hacer una versión de "Santa Lucía"... casi temerario. Y después de dedicar todo un párrafo a una sola canción parece que el disco no da para más, porque qué duda cabe de que ahí hemos tocado techo, y no solo de este álbum. Sin embargo el disco aún depara grandes momentos: "Nueva Ola" se pasa directamente al rock duro: ojo al neón rosa; "Compañera" narra el amor ya no solo como estado emocional sino como acto físico; "La ciudad de neón" nos lleva a la vida nocturna, tan excitante como peligrosa, llena de expresiones de colegueo: "la basca", "qué colocón", "se flipaban con la caña de un rocanrol", "lo suyo fue un marrón", etc. Y cerrando el álbum, los sintetizadores que reporducen las conocidas notas de "Los Planetas" de Holst nos llevan a través de "El sueño espacial", por un viaje de esperanza ante los años que están por venir. Mediados unos cuantos añitos ya de su publicación ya sabemos cómo sigue la cosa, pero la esperanza no muere. Como dice ahí mismo, "No te asustes [...] habrá un sitio para todos, vivirás tus sueños porque el hombre vencerá". 

1.- Rocanrol bumerang
2.- Santa Lucía
3.- Nueva ola
4.- Lua, lua, lua
5.- Compañera
6.- La canción de los 80
7.- La ciudad de neón
8.- El laberinto
9.- El sueño espacial






1981-Extraños En El Escaparate

Editado en 1981
Puntuacion: 7

Tras el apabullante "Rocanrol Bumerang" (Polydor, 1980), parece que estaba fuera de dudas continuar la fórmula en él marcada. Y en esas estamos, porque "Extraños en el Escaparate" (Polydor, 1981), publicado al año siguiente, con toda la fuerza de aquel disco aún viva, hace exactamente eso: sigue la línea marcada por el disco que le precede, pero con su propia esencia. Prácticamente es su hermano menor, porque lo que es seguro es que no alcanza la excelencia de aquel, aun contando con sus propios momentos brillantes. De todos modos es, de nuevo, un álbum de aire urbano y callejero, hablando de historias de ciudad, vidas anónimas y experiencias límite, junto a otras dedicadas a la propia música y a la supervivencia. La principal particularidad del álbum es que ahonda en el sonido rock, endurecido en diversos momentos, como la titular, "A tumba abierta" -la advertencia sobre los peligros de la droga- o la extraordinaria "Banzai", sin duda el tema más hard rock grabado por Miguel Ríos e igualmente la mejor del disco. Justo al otro lado, en los medios tiempos, abundan las canciones, y se encuentra también otra gran canción, como es "Jugando a vivir", y a medio camino entre ambas "Al sur de Granada" en la que nos describe el lugar perfecto, como él bien sabe, al huir del agotador asfalto. También señalar "Año 2000" que, en la línea de "El sueño espacial", nos recuerda que aunque la cosa esté más bien regular, hay que tirar p'alante. Esta canción fue usada por el PSOE en la campaña electoral del año siguiente que le otorgó su primera victoria a Felipe González. Luego tenemos momentos interesantes, en general el álbum mantiene un gran nivel pero no aporta niguna otra particularidad reseñable. Era un momento en que Miguel Ríos se encontraba en el ojo del huracán y trabajaba con gran presión; por eso inmediatamente se vió embarcado en otro proyecto titánico, la gira 'Rock & Ríos' que finalmente vería la luz en forma de álbum. 

1.- Año 2000 / Look at the light
2.- Jugando a vivir
3.- Flashback de los años 60
4.- Hola y adiós
5.- Banzai
6.- Al sur de Granada
7.- Sal fuera de ti
8.- A tumba abierta
9.- Buscando la luz
10.- Extraños en el escaparate






1982-Rock & Rios

Editado en 1982
Disco en Directo
Puntuacion: 9

Rock & Ríos" (Polydor, 1982) es el disco de más éxito de Miguel Ríos, el que más copias ha vendido, la obra por la que siempre será recordado y el que en buena parte configura la imagen que del artista tiene la sociedad hoy y en definitiva tendrá siempre. A lo largo de su carrera, Miguel Ríos ha demostrado siempre un gran interés por el espectáculo del directo y, especialmente, en ponernos al día en el asunto. Tanto en 'Los Conciertos de Rock y Amor' como en 'La Noche Roja' se desplegó un equipo totalmente inusual en la España de esos días. Rock & Ríos se convierte en el espectáculo rock definitivo vivido hasta entonces en el país, ya fuera obra de un artista estatal o no -de todos modos, España aún no era por entonces parada habitual de artistas extranjeros, aunque ya empezaban a dejarse caer por aquí-. Es bastante fácil ningunear hoy día todo aquel despliegue, o pretender caricaturizar o ridiculizar todos los tics rockeros de un momento muy concreto ya pasado y superado, pero -y esto se ha dicho hasta la saciedad- lo que es un hecho irrefutable es que 'Rock & Ríos' supuso el desembarco del rock en la vida de muchos jóvenes de entonces y, como se dice, el primer gran concierto para más de una generación. Ya hemos hablado del "Himno a la Alegría" y de "Santa Lucía". Pues para formar el particular trío nos queda "Bienvenidos", tema con el que se abrían conciertos y álbum y que es exactamente eso, una bienvenida a todos los presentes, a los que se invita a vivir el concierto como uno solo. A partir de ahí, Miguel Ríos despliega, conjuntamente con lo mejor de su ya abultado repertorio -lo cual no le impide meter versiones, como ocurre con el tema de Leño "Maneras de vivir"-, todas sus habilidades como maestro de ceremonias. A diferencia de su anterior directo, "Miguel Ríos en Directo: Conciertos de Rock y Amor" (Hispavox, 1972) y como es de esperar con el avance tecnológico, aquí el sonido es muy bueno y se recoge con gran limpieza tanto a músicos como al público, cada uno en su debido nivel. Hay algunas adaptaciones que chirrían un poco, especialmente la de "El río", que pierde buena parte de su esencia y majestuosidad, quedando como mero preludio de "Santa Lucía", pero aun así el conjunto queda como un directo potente y memorable. Así quedó recogido y así debe ser recordado.

1.- Bienvenidos
2.- Sueño espacial
3.- Año 2000
4.- Generación límite
5.- Un caballo llamado Muerte
6.- Buscando la luz
7.- Blues del autobús
8.- El río
9.- Santa Lucía
10.- Banzai
11.- Reina de la noche
12.- Los viejos rockeros nunca mueren
13.- Rocanrol bumerang
14.- Al-Andalus
15.- Homenaje a Miguel
16.- Himno a la Alegría
17.- Nueva ola
18.- Rockero de noche
19.- Sábado a la noche
20.- Mueve tus caderas
21.- Rock and roll en la plaza del pueblo
22.- La basca vacila
23.- Maneras de vivir
24.- Mis amigos dónde estarán
25.- El laberinto
26.- Salida #3
27.- Lua, lua, lua







1983-El Rock De Una Noche De Verano

Editado en 1983
Puntuacion: 6

Aunque es "Rock & Ríos" la gira que ha quedado en el recuerdo colectivo del arrollador éxito de Miguel Ríos en aquellos años, los cierto es que fue la gira correspondiente a este álbum la que realmente se llevó la palma. "Rock & Ríos" pasó por grandes escenarios y ferias de pueblo, pero la gira de "El Rock de una Noche de Verano" (Polydor, 1983) llenó nada menos que 32 estadios de fútbol por toda la geografía estatal, con el conocido respaldo de Luz Casal y Leño -que ese mismo año, poco después de finalizar la gira, se separaron-. La supervivencia en la memoria de aquel se debe fundamentalmente a que, claro, el álbum recoge la vivencia el directo y este es un disco de estudio convencional. Y cuando digo convecional, lo digo en el pleno sentido de la palabra. No es malo, ni mucho menos, pero tampoco es una obra matadora. Simplemente, está bien. Lo más destacado del disco es el abundante compormiso socio-político que hay en sus letras, reclamando un poco de cordura, como en "En la frontera" y sobre todo en "Antinuclear" auténtico himno de la gira y que en la despedida de los escenarios del artista ha sido rescatado ante la nueva coyuntura que se da en el momento, con el caso de Garoña y el armamento del llamado "Eje del Mal". Además, en la mencionada "Antinuclear" volvemos al rock potente, con sonoros punteos, y más mala leche que de costumbre. La aceleración, ahora en una onda más positiva, sigue en "Madrid 1983". Volviendo al asunto de la cordura, también en un plano más mundano tenemos las singularidades de "Retrato robot", en torno a la imagen creada de uno que, por muy parecida no se ajusta a la realidad y donde llama la atención el empleo del vocoder -al igual que en "No te derrotes"-, y "Amor por computadora", curiosa letra sobre las relaciones establecidas por compatibilidad en un ordenador, habitual entonces en las agencias matrimoniales, y que hoy encaja en nuestro panorama a las mil maravillas. 

1.- El rock de una noche de verano
2.- Retrato robot
3.- En la frontera
4.- No estás sola
5.- Antinuclear (center of the earth)
6.- Madrid 1983
7.- Amor por computadora
8.- En la cola del milenio
9.- No te derrotes
10.- La señal






1984-La Encrucijada

Editado en 1984
Puntuacion: 7

"La Encrucijada" (Polydor, 1984) representa un nuevo ajuste del estilo de Miguel Ríos, decantándose por canciones pop/rock y con cierto acabado adult-oriented. También pone la vista en los sonidos de la época, con profuso uso de sintetizadores, y como aporte más destacable, inicia su atracción por el rock hecho en Latinoamérica, como refrenda la presencia de diversas versiones, como una de las canciones más populares de Charly García, "Nos siguen pegando abajo" o "Santiago de Chile", original de Silvio Rodríguez. Inicia por esta época Miguel una serie de viajes por el subcontinente y contactos con diversos músicos del lugar que tendrán repercusión en su obra en diversas ocasiones. Volviendo al álbum, nos encontramos con un disco de confección pulida, más comercial y menos arriesgado en sus propuestas. La calidad interpretativa de Miguel ha mejorado mucho y por ello sus canciones se centran en la voz como protagonista. La temática de las canciones sigue la pauta de sus últimos discos: temas urbanos, denuncia social y política, el mismo rock y algún tema de amor. En su momento, la canción de más éxito fue "Todo a pulmón", balada firmada por el argentino Alejandro Lerner y publicada en su álbum homónimo del año anterior, y que de hecho está entre lo mejor de Miguel Ríos de aquella década. También a destacar otros temas como "El sonido de la ciudad", otro retrato rock urbano con músico callejero como protagonista, "La ruleta ruso-americana" y su escepticismo en los estertores de la Guerra Fría o las mencionadas versiones, que Miguel lleva a su terreno sin que pierdan su esencia, que en canciones como "Santiago de Chile" presentan ideas muy poderosas como para que se pierdan en el camino. En términos generales puede definirse "La Encrucijada" como un disco más convencional y menos atrevido en el que se opta por la confección de canciones redondas que resulten protagonistas reales más allá de conceptos e ideas. Lo que se viene llamando formalidad. El problema de trabajos como este es que su sonido y temática queda demasiado relegados a una época y hoy suena ligeramente anticuado, lo que puede hacer que en cierta medida se resienta la concepción global del mismo. 

1.- Niños eléctricos
2.- La encrucijada
3.- El sonido de la ciudad
4.- La reina del keroseno
5.- Todo a pulmón
6.- Nos siguen pegando abajo
7.- El rock no tiene la culpa
8.- El ojo del huracán
9.- La ruleta ruso-americana
10.- Santiago de Chile






1985-Rock En El Ruedo

Editado en 1985
Puntuacion: 4

En el marco de la gira "Rock en el Ruedo", que pretendía emular lo logrado poco antes en la gira de "El Rock de una Noche de Verano" (Polydor, 1983) y que acabó siendo un fracaso, se editó este LP que incluye una sola canción nueva del álbum "Rock en el Ruedo" (Polydor, 1985), el cual, por cierto, es un absoluto despropósito en su confección. Son numerosos los recopilatorios que sobre la obra de Miguel Ríos se han editado, pero este desde luego es el peor de todos ellos. Así que, como al menos se editó la canción homónima en sencillo, a él pasamos, obviando el álbum. Firmada por Miguel Ríos, Manolo Tena y Jaime Asúa (estos dos últimos miembros entonces de Alarma!!!, banda con la que realizó la gira Miguel), se evidencia el claro carácter promocional, ya no evidente por el título y tal, sino porque la canción funciona a modo de sintonía o introducción, del mismo modo que ocurría con "Bienvenidos" en "Rock & Ríos" (Polydor, 1982) pero, claro, está a mil millas de aquella.

1.- Rock en el ruedo
2.- La huerta atómica
3.- Una siesta atómica
4.- Instrucciones a la población civil
5.- Al-Andalus
6.- Los viejos rockeros nunca mueren
7.- Rocanrol bumerang
8.- Extraños en el escaparate
9.- Bienvenidos
10.- El rock de una noche de verano
11.- La encruzijada






1986-El Año Del Cometa

Editado en 1986
Puntuacion: 6

Con "El Año del Cometa" (Polydor, 1986), Miguel Ríos apuesta fuerte por la radiofórmula con un álbum detallado y trabajado; sin embargo, no logra los objetivos y con él se inicia una serie de discos cuya repercusión comercial, independientemente de su calidad y orientación, es más bien discreta -dentro de esta etapa no entran, lógicamente, los discos publicados a tenor del éxito del programa “Qué Noche la de Aquel Año” (Ramón Pradera, 1987), inmediatamente posteriores a este, ya que son dúos y versiones que no se entroncan dentro de la línea creativa de Miguel-. Si nos fijamos en los datos, lo cierto es que extraña que este álbum no tuviera más éxito. Cuenta con un brillante productor, el ganador de un Grammy Tom Dowd, fallecido en 2002 y que se puso a los mandos en discos de artistas tan brillantes y diversos como Eric Clapton, Otis Redding o Charlie Parker. Para las canciones, Miguel Ríos cuenta con la firma de Santiago Auserón en diversas canciones. El sonido es más joven, más rítmico; el trabajo de arte es brillante y además ya el título se hace eco de hechos del momento como la llegada del cometa Halley, dando ya desde su nombre por ello una imagen de actualidad. Tal vez la sobreexposición de Miguel Ríos en los medios y la música había provocado en el público un agotamiento; tal vez se esperaban otras cosas de él. Quién sabe. Pasando de cuestiones circunstanciales, nos encontramos aquí con poco más de lo que ya teníamos en "La Encrucijada" (Polydor, 1984), aunque como ya se dice este conjunto es más vibrante, menos frío, más agradable de escuchar y por ello corre el peligro de convertirse en mera música de fondo. Antes de caer en manidas etiquetas, señalemos como destacables algunas canciones, como la autobiográfica "Todo se lo debo al rock and roll", "Quinientas noches sin futuro" o el lamento del guripa, la inicial "El ruido de fondo", que nos mete en harina con mucha potencia o la seminal "Boabdil el Chico", enésimo retrato de la tierra granadina. De esta época, "El Año del Cometa" se encuentra un tanto en tierra de nadie y la percepción generalizada de él es que se trata de un álbum menor completamente prescindible. Sin embargo, creo que en la carrera gana claramente al anterior, aunque ciertamente es inferior al siguiente, "Miguel Ríos" (Polydor, 1988). Es, en cualquier caso, un álbum que no recoge ninguno de los momentos más destacables o singulares de su autor. 

1.- El ruido de fondo
2.- El año del cometa
3.- Problemas
4.- Revistas para el corazón
5.- Aprendiendo a vivir
6.- Todo se lo debo al rock & roll
7.- Latinoamérica
8.- Quinientas noches sin futuro
9.- Dibuja un corazón
10.- Boabdil el Chico (se va al norte)
 





1987-Que Noche La De Aquel Año

Editado en 1987
Puntuacion: 6

"¡Qué Noche la de Aquel Año!" (Ramón Pradera, 1987) fue un programa ideado y dirigido por Miguel Ríos en el que se repasaba la historia del pop/rock nacional desde sus inicios hasta aquel mismo año, a través de diversas actuaciones musicales de los diveros artistas y grupos invitados, a las que en ocasiones se sumaba el propio Miguel. También, dado el caso, hacía versiones de otros artistas españoles que no pudieron aparecer -como ocurre aquí con "El pasaporte" de Los Brincos- o simplemente versiones en castellano de éxitos internacionales. En algún momento puntual no interviene Miguel, como es en "Dile (tell him)", de Lesley Gore, interpretada por múltiples artistas en castellano -aunque esta versión remite claramente a la de Karina- y aquí a cargo del coro que le acompañaba en el programa, Las Chicas del Año. Igual ocurre en la instrumental "El tiempo vuela (time is tight)", original de Booker T. & The MG's, por razones aún más obvias. El programa se emitió durante aproximadamente medio año y tuvo un gran éxito, aun contando con que en aquel entonces la oferta televisiva se limitaba a dos canales. Por ello se edittaron dos dobles discos, producidos por Luis Fernández Soria, igualmente exitosos. Este primero repasa la forja y auge del pop/rock en español, desde la popular "Popotitos" popularizada por el grupo mexicano Los Teen Tops -y que fue precisamente uno de los primeros éxitos del joven Miguel Ríos- cantada a dúo con el cantante de la banda, Enrique Guzmán, hasta la versión del "You really got me" de The Kinks a cargo de Los Salvajes. Según recuerda el propio Miguel, el programa fue una locura, pues las interpretaciones eran en directo y con tanta gente distinta apenas había tiempo para ensayar. Sin embargo el resultado final es la mar de interesante, sobre todo a la hora de evaluar los dos volúmenes. Y el interés reside precisamente en Miguel, que sin ningún problema se marca un rock and roll con Los Sirex que un baladón con la "Melodía encadenada (Unchained melody)" de The Righteous Brothers. Además, teniendo en cuenta que la grabación no fue en bloque sino escalonada y que, como se ha mencionado, se saltaba de un estilo a otro cual gamba en arrozal, el conjunto es bastante sólido, técnicamente correcto, pero dado que su interés reside en la parte vocal y en la rememoración, el resultado es excelente. 

1.- Popotitos (con Enrique Guzmán)
2.- La locomoción
3.- That's all right mama (con Los Estudiantes)
4.- El pasaporte
5.- Fiebre
6.- Quieres bailar
7.- La pecosita (con Los Relámpagos)
8.- La moto (con Los Bravos)
9.- Dile
10.- Tus celos (con los Sirex)
11.- Cómicos (con Víctor Manuel)
12.- Melodía encadenada
13.- Hello Mary Lou (con Dúo Dinámico)
14.- El ritmo de la lluvia
15.- Detén la noche
16.- Los brazos en cruz
17.- El twist
18.- Ruta 66
19.- Poema de amor
20.- Oh mi señor!
21.- Da dou run run (con Los Pekenikes)
22.- Me has cazado (con Los Salvajes)
23.- El tiempo vuela
24.- Qué noche la de aquel año

Segundo volumen, tras "¡Qué Noche la de Aquel Año!" (Polydor, 1987), con canciones emitidas en el programa de televisión del mismo título. Poco más a lo dicho hay que añadir, salvo algunas de sus particularidades, como el hecho de que aquí se incluye la canción que era sintonía del programa completa -en el anterior aparecía simplemente un breve fragmento-. En este segundo volumen entramos en los 70, con Canarios y Rosa León, pero el gran atractivo llega con los 80 y un Miguel Ríos por el que no pasan los años y que no desentona en absoluto con los nuevos artistas y, además, de estilos tan diferentes como La Banda del Sur, Luz Casal o Siniestro Total. Por su parte, Las Chicas del Año se marcan una versión de "Venus" el mayor éxito del grupo holandés Shocking Blue -aunque aquí se advierte claramente que el referente es la versión de Bananarama, publicada el año anterior- con un final enloquecido. Fuera se quedaron muchas canciones, pues se centraron, lógicamente, en los dúos y solos de Miguel Ríos, pero ahí también actuaron otros grandes como Bruno Lomas -en las antípodas ideológicas de Miguel, unidos por la música-, Ilegales, Los Pasos, Hombres G y muchos más. En realidad es una cantidad enorme de material; recordemos que el programa duró medio año de emisión semanal. En resumen, su correcta apreciación es conjuntamente con el volumen anterior. Se editaron por separado, pero son uno. Como el "Use Your Illusion", vaya.

1.- ¡Qué noche la de aquel año!
2.- Shake / I can't turn you loose (con Canarios)
3.- Venus
4.- Estremécete (all shook up)
5.- Rumor (con La Banda del Sur)
6.- Al alba (con Rosa León)
7.- Mueve tus caderas (con Burning)
8.- Rock and roll duduá (con Ramoncín)
9.- Una décima de segundo (con Nacha Pop)
10.- Frío (con Alarma!!!)
11.- Caperucita feroz (con La Orquesta Mondragón)
12.- Ciudad sin ley (con Luz Casal)
13.- No estás sola
14.- Sangre española (con Gabinete Caligari)
15.- El ruido de fondo
16.- No tocarte (con Radio Futura)
17.- Bailaré sobre tu tumba (con Siniestro Total)
18.- Las palabras son cansancio (con El Último de la Fila)
19.- Cuando era más joven (con Joaquín Sabina)
20.- Todo se lo debo al rock & roll






1989-Miguel Rios

Editado en 1989
Puntuacion: 7

La tanda final de álbumes que Miguel Ríos publica en Polydor, compuesto por el presente LP y el siguiente, "Directo al Corazón" (Polydor, 1989), acercan al músico a otros géneros ajenos al rock y que usa como vehículo más ajustado a sus nuevas inquietudes, ritmo y estilo. Tales géneros son el swing y el jazz vocal, lo cual no significa que renuncie al rock, pues básicamente lo que hace es una especie de mezcolanza que da como resultado un estilo propio. La temática de las canciones se cargan de cierta ironía que le dota de pinceladas cómicas sin que por ello se convierta esto en un cachondeo, ni mucho menos: hablamos de discos sobrios, elegantes y maduros. Hablando ya de este en concreto, hay un inicio que desborda calidad y exquisitez con "Mientras que el cuerpo aguante" y sus pasajes de Big Band, la excepcional "Raquel es un burdel" y "Muy mal se nos tiene que dar". En "Señor, por qué a mí", juega con voces gospel, muy propicias para el tema tratado y que dan vida a una canción que de otro modo quedaría en menor. Otro buen toque cierra el álbum "Paul y John", que evidentemente se refiere a McCartney y Lennon, que encabezan la lista de artistas que en esa canción se nombran y conforman el Olimpo del artista. El resto del álbum transcurre en un plano más discreto, pero la mejor canción del álbum es "El blues de la soledad" por varias razones. Es la más perdurable, la que mejor define -y más allá de etiquetas- lo pretendido y lo conseguido, así como los nuevos tiempos de su intérprete. Para rematar el asunto, la interpretación de Miguel se encuentra entre los mejores momentos de su carrera, configurando así una de sus canciones indispensables. 

1.- Mientras que el cuerpo aguante
2.- Raquel es un burdel
3.- Muy mal se nos tiene que dar
4.- Señor, ¿por qué a mí?
5.- Corazones rotos
6.- El blues de la soledad
7.- En el reino de los fuegos
8.- Una raya más
9.- El libro de la selva
10.- Paul y John (John y Paul)






1990-Directo Al Corazon

Editado en 1990
Puntuacion: 4

Último disco de Miguel Ríos en Polydor después de tres lustros plagados de éxitos. Las cosas han cambiado y ya no siente el feeling de los primeros tiempos. Así firma un disco interesante, con Chucho Merchán y Tato Gómez como productores, muy en la línea del anterior pero con un sabor mucho más acre. A lo largo del disco encontramos ciertos ramalazos rockísticos ("El beso del poder"), pero lo que aquí prepondera son las atmósferas de luz tenue y cálida ("El cielo esperará"), el deje por el swing ("Hay chicas") y la contemplación reposada ("La luna turca"). Como apunta el título, los temas, en su mayor parte, se centran en impactos amorosos, más físicos que espirituales. Sin duda es el tema homónimo el más destacable, que en su día tuvo bastante difusión en las radiofórmulas estatales y apareció en diversos recopilatorios de eso de "Lo mejor del año", a lo cual apoyó mucho un atractivo vídeo promocional. Es ahí donde encontramos ese retrato nocturno que perfila el ábum con mayor acierto, con una letra inteligente e irónica. También hay que señalar a "La otra Marilyn" que bastantes años antes que "La flaca" ya retrata el poder del amor prohibido de una belleza caribeña. Como se dice, disco nocturno e íntimo, con el amor como claro protagonista después de tantos años, huyendo además de lugares comunes y tópicos varios, pero que en el gran cuadro, más allá del tema que le da título, queda en segundo plano. 

1.- Hay chicas
2.- Hasta que olvides
3.- La luna turca
4.- Libres (en medio de la noche)
5.- Más solo que Dios
6.- Directo al corazón
7.- El beso el poder
8.- Al sur, al sur (persona non grata)
9.- La otra Marilyn
10.- El cielo esperará






1992-Asi Que Pasen 30 Años

Editado en 1992
Disco Recopilatorio
Puntuacion: 7

Celebración del trigésimo aniversario de Miguel Ríos en el show bussiness con un doble LP/CD recopilatorio que incluye una canción escrita especialmente para el momento, "Así que pasen 30 años", por Miguel Ríos y Tato Gómez. Ya "Rock & Ríos" (Polydor, 1982) celebraba el vigésimo aniversario, y "Vuelvo a Granada: 40 Años" (Universal, 2003) hacía lo propio con el cuadragésimo aniversario, aunque salió con un año de retraso y sin nigún aporte adicional. Para el cuadragésimo quinto se preparó el más completo, "45 Canciones Esenciales: Antología Audiovisual" (EMI, 2007), triple CD que además incluye un DVD con más de tres horas de contenido. Son muchas las recopilaciones que de Miguel Ríos se han editado, muchas para reseñarlas aquí una a una, lo cual deformaría un poco la intención de este perfil, así que simplemente mencionar las más destacadas, como "Miguel Ríos" (Fontana, 1969), con canciones de sus primera época y que posteriormente fue expandido en "Miguel Ríos" (Polygram, 1985) y editado por fin en CD diez años después; "Miguel Ríos" (EMI, 1999), cuádruple CD con canciones hasta su marcha de Hispavox; "Canciones de Amor Para Tiempos Difíciles" (Polygram, 1995), que, como su título indica, recoge algunas de sus canciones de amor, y, finalmente, los dos volúmenes que sobre sus sencillos y EP de los años 60 ha publicó Rama Lama a finales de los 90.

1.- "Asi que pasen 30 años" (Miguel Ríos y Tato Gómez; guitarras de Burkhard Lipps; coros Sabine Van Baaren y Tato Gómez; teclados, arreglos y programación de Tato Gómez).
2.- "El twist" ("The twist"; original de Hank Ballard para Chubby Checker; adap C. Mapel).
3.- "Popotitos" ("Bony Morrony"; original de Larry Williams; adap Teen Tops).
4.- "Serenata bajo el sol" (Waldo de los Ríos).
5.- "Tema para Rocío" (Pablo Herreros, Jose Luis Armenteros; arreglos de Waldo de los Ríos; acompañado por los Sonor).
6.- "El rio" (Fernando Arbéx).
7.- "Vuelvo a Granada" (Miguel Ríos).
8.- "Himno a la alegria" (arreglos por Waldo de los Ríos y adaptacion de Orbe; basado en el ultimo movimiento de la 9ª sinfonia de Beethoven; orquesta y coros bajo la direccion de Waldo de los Ríos).
9.- "Al - Andalus" (letra A. Mata Valero, musica Racif Hobeika y Miguel Ríos).
10.- "Los viejos rockeros nunca mueren" (Miguel Ríos y J. Robles Canovas; arreglos de Jose María Roger).
11.- "Un caballo llamado muerte" (Javier Vargas y Miguel Ríos; arreglos de Luis Pornés).
12.- "Santa Lucia" (Roque Narvaja).
13.- "Rocanrol bumerang" (M. Prado Sánchez, M. Ríos).
14.- "En el parque" (Miguel Ríos y F. Saval; arreglos, teclados adicionales y remezcla Tato Gómez).
15.- "Año 2000" ("Look at that light"; original de Alan David; adaptacion de Miguel Ríos).
16.- "Banzai" (letra de F. Vazquez, X. Nogerol y Miguel Ríos; musica de Salvador Dominguez).
17.- "Bienvenidos" (Miguel Rios y Tato Gomez).
18.- "El blues del autobus" (letra de Victor Manuel San Jose; musica de Tato Gomez, Carlos Narea y Miguel Ríos).
19.- "El rock de una noche de verano" (musica de Tato Gomez, Carlos Narea y Miguel Ríos; letra Miguel Rios).
20.- "No estas sola" (musica R. Guillermo; letra Miguel Rios).
21.- "Niños electricos" (Miguel Ríos y D. Steen).
22.- "El ruido de fondo" (Santiago Auseron y Luis Auseron).
23.- "El blues de la soledad" (Antonio Garcia de Diego y Joaquin Sabina).
24.- "Directo al corazon" (Pancho Varona, J. Martinez y Manolo Tena).
25.- "Mientras que el cuerpo aguante" (Miguel Ríos)






1995-Canciones De Amor Para Tiempos Dificiles

Editado en 1995
Disco Recopilatorio
Puntuacion: 5

Chucho Merchán , Realizacion
Carlos Narea Productor, Art Direction, Realizacion
Antonio Perez Realizacion
Miguel Rios Productor, Realizacion
Tato Gomez Arreglos, Teclados, Productor

1.- Santa Lucía
2.- Canción de amor para tiempos difíciles
3.- Corazones rotos
4.- Verano del 78 (Mojácar)
5.- Compañera
6.- Sal fuera de ti
7.- Buscando la luz
8.- En la frontera
9.- La encrucijada
10.- Todo a pulmón
11.- Santiago de Chile
12.- Hasta que olvides
13.- Directo al corazón
14.- El blues de la soledad
15.- En el parque.






1996-Como Si Fuera La Primera Vez

Editado en 1996
Puntuacion: 5

Tal vez no lo parezca, pero los 90 fueron unos años muy activos para Miguel Ríos, prácticamente a la altura de los 80; años además en los que llevó a cabo muchos de sus sueños profesionales y de sus retos más personales. Es ya, claramente, una figura consagrada del rock patrio, pero en cada nuevo disco hay que seguir demostrándolo. Este disco es el único que publica para la casa Virgin, tras el cual creará su propio sello y en él editará sus discos en solitario. Y ya lo dice el título: como si fuera la primera vez. El cambio de discográfica no supone un grave giro estilístico a pesar de los seis años entre este álbum y el anterior, pero sí una reformulación y estilización del mismo. Si ya en "Directo al Corazón" (Polydor, 1990) Miguel Ríos nos ofrecía interpretaciones de gran nivel, aquí sigue subiendo enteros. Miguel es conocido por tener una gran voz, potente y personal, cosa que se puede ver desde su primer disco, pero con la edad lo que se buscan son los matices, y aquí los hay. Eso no impide que haya buenos toques de rock, como en "No voy en tren" o "Como unos viejos calcetines", o de blues, como en "Qué quieres de mí". A medida que avanza el álbum, en todo caso, vamos encontrado esas propuestas más pausadas, que tiene en la versión de la popular "Ansiedad" su momento cumbre, demostrando Miguel una capacidad de adaptar a sus cualidades interpretativas grandes canciones clavadas y en el imaginario popular a través de sus intérpretes originales. Valentía y una inagotable curiosidad. Cierran el álbum dos baladas de muy distinto corte: "Armas de bolero" tiene un carácter muy latino, mientras que "Estrellas de color" se decanta por el rock, incluyendo un excesivo solo de guitarra, tan propio del género. Producido de nuevo por el chileno Carlos Narea -quien fuera, junto con Tato Gómez, otro habitual productor de Miguel Ríos, miembro del grupo Santiago- "Como Si Fuera la Primera Vez" (Virgin, 1996) representa el punto más elevado de esta etapa del músico, suponiendo a su vez el final de la misma. 

01.- Cerca del mar.
02.- No voy en tren.
03.- Qué quieres de mí.
04.- La balada dela vida feroz.
05.- Lágrimas en la basura.
06.- Ansiedad.
07.- Tu voyeur.
08.- Como si fuera la primera vez.
09.- La tormenta.
10.- Nudos y lazos.
11.- Como unos viejos calcetines.
12.- Armas de bolero.
13.- Estrellas de color.






Miguel Rios, Ana Belen, J.M.Serrat y Victor Manuel-1996-El Gusto Es Nuestro

Editado en 1996
Puntuacion: 5
Disco en Directo

"El Gusto Es Nuestro" era el nombre de una gira proyectada por Víctor Manuel en en que él y otros tres intérpretes -en un principio, Miguel Ríos, Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina- cantasen temas emblemáticos del resto de compañeros. Sabina finalmente no participó y en su lugar apareció Ana Belén, añadiendo un contrapunto al conjunto masculino. Esto lo acercaba al modelo ya hecho dos años antes en "Mucho Más que Dos", concierto, posterior gira y doble álbum de Víctor y Ana en el que se acompañaron para interpetar sus canciones con otros artistas, incluyendo sus dos compañeros en esta gira. Sin embargo, aquí la cosa era distinta, pues el modo en que se ideó aseguraba la equidad presencial y el protagonismo de todos y cada uno de los componentes en algún momento, ya fuese por su presencia o porque cantaban alguna canción suya. Lo que ahora se llama paridad. Esto queda representado en la portada en la que los nombres de los cantantes se muestran en orden distintos al que aparecen en la fotografía. En lo que respecta a la grabación, se inicia con los cuatro cantando "Hoy puede ser un gran día" de Serrat y, a partir de ahí ,se van repartiendo las apariciones, tanto como solistas como alguno o varios de los otros partícipes. Así, por ejemplo, Miguel Ríos canta "Cruzar los brazos" junto a Víctor Manuel, su intérprete original, e igual en otras tantas. Explicar quíen canta qué acabaría siendo como una partida al Twister, pero al menos señalaré algunas partes destacadas. Como es de esperar por las circunstancias de este acontecimiento, el interés reside en las interpetaciones a coro, como la ya mencionada "Hoy puede ser un gran día" inicial; "Contamíname", escrita por Pedro Guerra y estrenada por Víctor y Ana en "Mucho Más que Dos" (Ariola, 2004), con recitados en árabe y cantos africanos -que debe ser como decir cantos europeos-, que bien podrían resultar un amorfo pastiche pero que al conjunto le da un aire fresco, y, ya en el final del disco, "Fiesta" de Serrat y el "Himno a la Alegría" de Ríos. En los solos, Miguel Ríos hace una gran versión del "Marilyn Monroe" escrito por Manolo Tena y no se anda con reparos con su "Rock de la cárcel", siendo el único que interpreta a solas una de sus propias canciones. Ana Belén destaca en "Quiero abrazarte tanto" de Víctor, y este hace lo propio en "Solo le pido a Dios" escrito para su pareja. Serrat es el que suena más desubicado, por eso donde da lo mejor en sus propias canciones, como el "Cantares" de Machado a dúo con el Ríos -quien también la publicara 34 años antes- o en "M'en vaig a peu" con Víctor Manuel.
El resultado final de esta gira fue un enorme éxito que les llevó incluso por Latinoamérica. El disco vendió igualmente miles de copias y supuso un acotecimiento musical y discográfico de aquella época. Víctor Manuel, el ideólogo, también publicó libro, el diario de gira, de éxito. Posteriormente Víctor y Ana repitieron una experiencia similar con "Dos en la Carretera" y Miguel y Ana volvieron a grabar juntos un álbum, "Cantan a Kurt Weill" (RCA, 1999).

01.- Hoy puede ser un gran día
02.- El río
03.- Sólo le pido a Dios
04.- Penélope
05.- No estás sola
06.- Penélope
07.- Mientras el cuerpo aguante
08.- Cruzar los brazos.
09.-Contamíname.
10.- M'en vaig a peu.
11.- España camisa blanca de mi esperanza
12.- Marilyn Monroe.
13.- El blues del autobús.
14.- Quiero abrazarte tanto.
15.- Cuélebre.
16.- Cantares.
17.- La plaga.
18.- Estremécete.
19.- Locomotion.
20.- Rock de la cárcel.
21.- Paraules d'amor.
22.- Fiesta
23.- Himno a la alegría.







1998-Big Band Rios

Editado en 1998
Grabado en Directo
Puntuacion: 7

Miguel Ríos da a luz su propio sello -cuya primera referencia fue el debut de Gran Jefe- y en él publica este doble álbum en directo, "Miguel Ríos en Concierto: Big Band Ríos" (Rock&Ríos, 1998), otro proyecto que llevaba tiempo rondándole, tocar con una big band. Para ello ya tenía repertorio -sus últimos discos encajan en el concepto-, pero además adapta algunos de sus clásicos para que se ajusten a las propiedades del show, como ocurre con "Rocanrol bumerang" a la que le cambian el riff de guitarra por una sección de viento que le da una perspectiva original y sorprendentemente efectiva. Abre el concierto una adaptación del clásico "In the mood" a solas la Peugeot Big Band -nombre del conjunto que le acompañó, debido al patrocinador- continuada por la más evidente de su conjunto para este espectáculo, 'Mientras el cuerpo aguante', pues ya fue parida con cadencias swing. Hay que señalar la oportuna elección de "Mackie el Navaja", obra de Kurt Weill y Bertold Brecht, que volvería a interpretar en "Cantan a Kurt Weill" (RCA, 1999); probablemente porque ya estaba trabajando en ello. También hace acto de presencia "Penélope" de Serrat, que ya interpretara en la gira "El Gusto Es Nuestro" y su disco correspondiente. También incorpora otras versiones muy bien venidas - y bienvenidas-, como "Fiebre" o "Ansiedad", ya interpretadas en estudio por él en otros álbumes, alcanzando ambas dos de los momentos cumbre del concierto, aunque el mayor se encuentra en el largo "Medley R&R" que lo cierra con segmentos de "Hound dong", "Tutti frutti", "El rock de la cárcel" y otros clásicos del rock and roll, demostrando que los clásicos no pasan de moda. Por algo será. Tal como fue ideado, el concierto es nítido, sin salidas de tono, limpio y a la vez vibrante, con el resultado de un público, como suele decirse, entregado. Queda claro que la visión de Miguel Ríos para el espectáculo del directo tiene poco rival en este país, por su amplitud y comprensión del lo que es el espectáculo de la música en directo.

1.- En forma
2.- Mientras el cuerpo aguante
3.- Como si fuera la primera vez
4.- Rocanrol
5.- No estás sola
6.- Penélope
7.- Fiebre
8.- Raquel es un burdel
9.- Santa Lucía
10.- Directo al corazón
11.- El ruido de fondo
12.- Todo a pulmón
13.- La tormenta
14.- Mackie el Navaja
15.- Nudos y lazos
16.- Año 2000
17.- No voy en tren.
18.- Tu voyeur.
19.- El blues del autobús.
20.- Ansiedad.
21.- Rock and roll medley: Hound dog. Tutti frutti. Rock de la cárcel. Popotitos. What'd I say






Miguel Rios & Ana Belen-1999-Cantan A Kurt Weill

Editado en 1999
Puntuacion: 7

Tras "El Gusto Es Nuestro" (Ariola, 1996), Miguel Ríos y Ana Belén vuelven a trabajar juntos en un proyecto igualmente ambicioso para ambos: adaptar al castellano las canciones de Kurt Weill. Como no podía ser de otro modo, la música corre a cargo de una orquesta, en este caso, La Orquesta Ciudad de Granada (OCG), dirigida por Josep Pons. Kurt Weill fue un compositor alemán (1900-1950), posteriormente nacionalizado estadounidense. Una de sus grandes contribuciones, muy numerosas por cierto, fue la de diluir las fronteras entre música culta y música popular. Es por ello que muchos músicos de rock se han sentido atraídos por su obra, como The Doors o Tom Petty. Junto al también alemán Bertold Brecht compuso diversas piezas teatrales musicadas, como "Happy End [Final Feliz]" (1929), "Aufstieg und Fall der Stadt Mahagonny [Ascensión y Caída de la Ciudad de Mahagonny]" (1930) o "Die Dreigroschenoper [Ópera de Tres Perras Gordas]" (1928), a las cuales pertenecen varias de las canciones aquí presentes. Otras pertenecen a Ira Gershwin, Maxwell Anderson, etc. La adaptación lírica corrió a cargo del propio Miguel Ríos junto a Víctor Manuel y Miquel Desclot. Sobre ellos recae buena parte de la responsabilidad de que el proyecto llegara a buen puerto, pues es la adaptación a nuestro idioma donde reside el principal atractivo del disco, contando además con los arreglos orquestales que oportunamente se efectuaron. Las canciones se reparten entre las cantadas por Miguel, por Ana y las cantadas a dúo. Lo cierto es que el resultado es brillante, porque las canciones de Weill por sí lo son, pero las adaptaciones resultan perfectas. Y, lo esencial, ambos cantantes se adaptan a las exigencias y la teatralidad de cada momento -incluyendo el lenguaje soez que aparece en ciertas ocasiones-, y nos ofrecen excepcionales interpretaciones. Tras la grabación, Miguel, Ana y la OCG dieron la oportuna gira junto a Josep Pons y la participación añadida del Luis Vidal Trío. Excepcional en las grabaciones de todos ellos. 

1.- La luna de Alabama
2.- Canción de Bilbao
3.- Canción de Mandelay
4.- Surabaya Johnny
5.- Canción de la mujer soldado
6.- Canción de nana
7.- Berlín en luz
8.- Canción de Salomón
9.- Canción de Polly
10.- Jenny la de los piratas
11.- Balada del chulo
12.- Balada de Mackie el navaja
13.- La saga de Jenny
14.- Canción de septiembre
15.- Mi barco
16.- Youkali
17.- Speak low
18.- El tiempo no va a volver
19.- Estrella en la oscuridad
20.- Suite de la ópera "Ascensión y caída de la ciudad de Mahagonny"






1999- Miguel Rios

Editado en 1999
Disco Recopilatorio
Puntuacion: 6

Super recopilatori de 4 CDs de la primera etapa de Miguel Rios.

01.- Vuelvo a Granada
02.- Memorias de un ser humano
03.- El cártel
04.- I want to make yoo feel all right
05.- Desde mi ventana
06.- Like an eagle
07.- El respeto
08.- Contra el cristal
09.- Canción para un nuevo mundo
10.- Country grass
11.- Abraham, Martín & John
12.- Ahora que he vuelto
13.- What´d I say
14.- Mira hacia ti
15.- El Río
16.- Los marginados de rock
17.- No sabes como sufrí
18.- Land of thousand dances
19.- El furgón llamado canguro
20.- Ella se fue
21.- La mina
22.- Buenos días
23.- Somebody help me
24.- Yo solo soy un hombre
25.- Here comes the sun
26.- Tutty frutti
27.- Popotitos
28.- Unidos
29.- Despierta
30.- Soy algo que quisieras borrar
31.- El juglar
32.- Miss Mattos
33.- El refugio
34.- Al salir el sol
35.- Rock en la cárcel
36.- Sabor
37.- Yo creo en ti
38.- Don fulano de tal
39.- Ten fe
40.- Quisiera despegarme
41.- Himno a la alegría
42.- Soledad
43.- El viaje
44.- Vivirás tanto... como tantas ganas tenga de vivir
45.- Recuerdos
46.- América
47.- Dar amor
48.- Mi vida fue
49.- Good-bye quiere decir adios
50.- Cantares
51.- Sweet California
52.- La maraña
53.- Por si necesitas
54.- Hound dog






2001-Y Las Estrellas Del Rock Latino

Editado en 2001
Puntuacion: 5

A un año de celebrar su cuadragésimo aniversario en la música, Miguel Ríos - de nuevo, en su sello Rock&Ríos- edita un nuevo disco un tanto especial: incluye nuevas canciones y dúos con artistas españoles y latinoamericanos de algunos éxitos de estos. Entre las nuevas encontramos "Corren tiempos perros", "Girar y girar" y "Al norte de la playa Libertad", todas firmadas e interpretadas a solas por Miguel Ríos. "Corren tiempos perros", habla -como ya se intuye por su título- a buen ritmo de rock de la mala situación del mundo: guerras, globalización, etc. Para enfrentar a su "Año 2000". "Girar y girar", medio tiempo y la más destacable de las tres, repasa la vida, años ya, de concierto en concierto, cíclica y nostálgica. Finalmente, "Al norte de la playa Libertad", aborda la necesidad de una huída, la del inmigrante, concretamente del africano. Los artistas españoles que participan en el disco son Manolo García con "Insurrección"- canción que ya interpretaran en "¡Qué Noche la de Aquel Año!" (Ramón Pradera, 1987) en tiempos de El Último de la Fila-, Joaquín Sabina con "Aves de paso" y Rosendo con "Agradecido", de su tiempos con Leño. Del otro lado del Atlántico, intervienen Fher, vocalista de Maná, cantando junto al granadino "Cuando los ángeles lloran", sus compatriotas El Tri y su "Triste canción", los argentinos Fito Páez en "Parte del aire" y Charly García en "Yo no quiero volverme tan loco", Aterciopelados desde Colombia con "Maligno", los chilenos La Ley con "Eternidad". No mucho antes, según se muestra en una entrevista a Miguel Ríos en la prestigiosa revista 'Efe Eme' tras la publicación de "Ana Belén y Miguel Ríos Cantan a Kurt Weil" (RCA, 1999), el artista no se mostraba muy convencido de grabar un disco de versiones. Finalmente cayó, y además versiones a dúo. La acogida fue muy positiva, recibiendo un galardón de Las Artes y las Ciencias de la Música. Aunque como muestrario es interesante y hay algunas canciones sobresalientes, con nuevos enfoques, no deja de ser uno de los tantos productos discográficos con lo que el mercado nos desborda de vez en cuando: pues eso, dúos, versiones, remasterizaciones, la versión alternativa, bonus tracks, etc. Así que lo más valioso del disco son las nuevas canciones, pero solo son tres...

1.- Corren tiempos perros
2.- Insurrección
3.- Cuando los ángeles lloran
4.- Parte del aire
5.- Girar y girar
6.- Aves de paso
7.- Maligno
8.- Yo no quiero volverme tan loco
9.- Al norte de playa Libertad
10.- Eternidad
11.- Triste canción







2003- Vuelvo A Granada

Editado en 2003
Disco Recopilatorio
Puntuacion: 7

Durante cuarenta años Miguel ha definido y personificado el rock español, como compositor, como músico y, sobre todo, como intérprete en directo. Han sido cuarenta años de evolución y de grandes colaboraciones con otros compositores, productores, arreglistas, y musicos. En ese tiempo, Miguel Ríos ha puesto la música de su generación, desde la inocencia de 'Popotitos' y la energía apisonadora de 'Bienvenidos' hasta la melancolía de 'El blues del autobús', pasando por la grandeza de el 'Himno a la alegría'. Por fin, cuarenta años después de que iniciara su carrera, Miguel Ríos ha vuelto a su Granada natal y ha colgado la guitarra, aunque no de forma definitiva, pues sigue actuando de cuando en cuando. Para rendirle un homenaje, se han juntado las dos compañías más representativas de su carrera, Universal y EMI (otro era PolyGram e Hispavox) para ofrecer estos 40 éxitos remasterizados, que resumen 40 años de gloriosa carrera. 

1.-Bienvenidos
2.-Rocanrol bumerang
3.-Rock de la carcel ("Jailhouse Rock")
4.-Popotitos ("Boney Moronie")
5.-La locomoción ("The Locomotion")
6.-El río
7.-Contra el cristal
8.-No estás sola
9.-El rock de una noche de verano
10.-Qué noche la de aquél año
11.-Un caballo llamado Muerte
12.-No sabes como sufrí
13.-Año 2000 ("Look At The Light")
14.-Los marginados del rock
15.-Yo sólo soy un hombre
16.-Sal fuera de ti
17.-En el parque
18.-Como el viento
19.-Cantares
20.-Al-Andalus
21.-Himno a la alegría
22.-Santa Lucía
23.-Despierta
24.-Por si necesitas
25.-Rock en el ruedo
26.-Lua, lua lua
27.-Nueva ola (El neón de color rosa)
28.-Raquel es un burdel
29.-Jugando a vivir
30.-¡Oh, mi señor!
31.-La blanca oscuridad
32.-Unidos ("United")
33.-Canción para un mundo nuevo
34.-Todo a pulmón
35.-El blues del autobús
36.-El blues de la soledad
37.-Mientras el cuerpo aguante
38.-Banzai
39.-Los viejos rockeros nunca mueren
40.-Vuelvo a Granada






2004- 60Mp3

Editado en 2004
Puntuacion: 7

Tras cuarenta años, Miguel Ríos vuelve a vivir en Granada. Según confiesa desde su web oficial, en ese momento decide grabar un nuevo álbum para celebrar sus 60 años con material propio en su estudio casero; en definitiva, en una clave totalmente personal, libre e independiente. El productor es el guitarrista galés John Parsons, que ya trabajara con él tocado en "Rock & Ríos" (Polydor, 1982) y que como productor ya había trabajado con importantes músicos españoles. También firma algunas canciones con Miguel. En esa labor, entre otros, también aparece el poeta granadino Luis García Montero. Y como colofón entre los participantes, el guitarrista Raimundo Amador aparece en "BB, ¿qué bebes?", dedica, cómo no, a BB King. El nuevo marco sirve a Miguel para relatar con nuevo aire aquello que en ese momento le interesa o le hace pensar. El álbum se mueve en claves sosegadas puntualmente abiertas por momentos más enérgicos, pero en general el perfil que da es el de serenidad. La nueva década que afronta y su nueva ubicación le llevan a recapitular y retratar los nuevos tempos en "Cosas que le debo a Madrid", "60 razones" y "No mires hacia atrás". Se toca el amor, en canciones como "Sin ti" o "Mi vida y mi cruz". Y se conserva una mirada ácida en "Los reyes del mambo", o crítica en "El blues de la satisfacción", "El arte de vivir" y especialmente en "Oración", que además cierra el álbum con una letra desesperada y fragmentos de audio de una manifestación, mientras sobrevuelan helicópteros como un mal presagio. El disco incluye el vídeo de ocho minutos "Así lo hicimos" para su reproducción en el PC, que liga con la clave mp3 del título y las nuevas tecnologías. 

1.- No mires hacia atrás
2.- 60 razones
3.- BB, ¿qué bebes?
4.- Mi vida y mi cruz
5.- Los reyes del mambo
6.- El blues de la insatisfacción
7.- Sin ti (vuelven los fantasmas)
8.- Estos labios
9.- Cosas que debo a Madrid
10.- El arte de vivir
11.- Oración