HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Isaac Hayes

ISAAC HAYES




 

BIOGRAFIA

DISCOGRAFIA

 


La historia de Isaac Hayes tiene todas las características de una gran novela de folletín ambientada en el sur de Estados Unidos: pobreza, discriminación racial, explotación, desesperada lucha por progresar y, finalmente, el éxito. Hijo de Isaac y Eula Hayes, Isaac Jr. quedó huérfano y fue confiado a sus abuelos, aparceros en Covington, Tennessee, una ciudad a unos cincuenta kilómetros al norte de Memphis. Su fecha de nacimiento es incierta: según unos fue al 6 de agosto de 1938 y según otros el 20 de agosto de 1943. Hayes se trasladó a Memphis a finales de los años cuarenta y demostró una tenaz proclividad hacia la música durante los años de bachillerato.

Entre los estudiantes de su colegio, estaba David Porter (nacido el 21 de noviembre de 1941), una futura firma importante de la música soul. Porter había empezado a cantar a los seis años en un grupo gospel junto a Maurice White, futuro pilar de Eart Wind and Fire. Del gospel al rhythm and blues: Porter comenzó a actuar en locales nocturnos de Memphis con el nombre de Little John. En 1961 hizo su debut discográfico con Chivalry, para la pequeña compañía local Eagle Records. Actuaba en los night-clubs y en uno de ellos, en una velada de jóvenes promesas en el Palace Theatre de Beale Street, Porter conoció a Hayes. En aquella época el misterioso Hayes cantaba como bajo en The Teentones y quería, deseaba, independizarse. 

Porter fue contratado a finales de 1961 por Stax como autor, y Hayes empezaba a ser conocido como hábil músico de estudio. Por otra parte, Hayes había conseguido diplomarse en piano, guitarra y saxo. Era tan hábil y eficiente que podía actuar en improvisadas jam sessions con The Mar-Keys. Descubierto por el presidente de Stax, Jim Stewart, fue contratado por la compañía como músico de estudio. A partir de 1963, Hayes era músico fijo en Stax y, entre 1965 y 1967, su teclado enriqueció los temas clásicos de personajes como Otis Redding, Wilson Pickett, Don Covay y Eddie Floyd. El trabajo con Redding fue especialmente importante para la carrera futura de Hayes.

De la estrella de 'The dock of the Bay' Hayes aprendió la técnica de la improvisación y vio nacer las canciones en el estudio a partir de una simple idea o de una simple nota. De la manera de cantar de Redding, Hayes aprendió a modular la voz en toda la gama de significados posibles. David Porter e Isaac Hayes se convirtieron en muy poco tiempo en una pareja de fabricantes de éxitos: eran el factor clave de Stax, la más importante firma de rhythm and blues del Sur. El dúo apadrinó a Carla Thomas, Sam and Dave, Johnnie Taylor, The Emotions, The Soul Children y muchos más: entre 1966 y 1967, precisamente con Sam and Dave, el dúo de autores-productores alcanzó la fama con 'Hold on, I'm coming' y 'Soul man'.

Al mismo tiempo Hayes intentó desarrollar su faceta de cantante y, tras una decepcionante aparición en 1965 bajo el nombre de Sir Isaac and The Do-Dads, hizo su debut en 1967 con un álbum para Atlantic: 'Presenting Isaac Hayes'. No era nada especial, pero sirvió para prepararle el terreno en el mercado discográfico. En 1969, los dirigentes de Gulf and Western (empresa que había comprado Stax en mayo de 1968) intuyeron que el mercado de la música negra era más adecuado para el formato álbum. A toda prisa encargaron a la compañía veintiocho álbumes. Los artistas de Stax realizaron un trabajo de estudio agotador para preparar los álbumes, pero en el recuento final el dúo Porter-Hayes reparó en que faltaba un álbum.

Isaac Hayes llevó al estudio a la sección rítmica de The BarKays y grabó 'Hot buttered soul', para cumplir el contrato. Y se produjo el milagro: 'Hot buttered soul' llegó al primer puesto de las listas de éxitos jazz y soul en agosto de 1969 y, más importante todavía, alcanzó el número 8 de las listas pop, creando para la música negra nuevas posibilidades de penetración en el mercado "blanco". Este éxito fue obtenido por un álbum que tiene sus raíces en la típica tradición soul del Sur, con un rhythm and blues tosco y cargado de erotismo, de country y de pop, en una mezcla que remite sentimentalmente al blues. Ahí residía la novedad del rap de 'By the time I get to Phoenix', en un estilo que Hayes ya había experimentado con éxito años antes frente al público de los night-clubs de Memphis: sermones gospel combinados con discusiones callejeras.

La fórmula de los monólogos le sirvió a Hayes para librarse de las restricciones impuestas por el esquema convencional de la canción y para elaborar textos más dinámicos y personales. El público se enamoró de esa colorida "soap-opera" y de ese cantante que, de ahí en adelante, ostentó el titúlo de rey del "ghetto chic". En cierta manera, era una fórmula anticipada en los años sesenta por otros personajes del soul, como Solomon Burke y Joe Tex, pero Hayes, gracias a sus cualidades como arreglista y productor, la personalizó. La sección de cuerda, por ejemplo, ya había sido utilizada anteriormente en el rhythm and blues por Carla Thomas, William Bell y Johnnie Taylor, pero no con la excitante originalidad de Hayes.

Éste era el secreto: usar músicos clásicos para crear un sofisticado sonido de cuerdas, (una de las primeras orquestas utilizadas por Hayes fue la Memphis Simphony Orchestra) de veinte minutos de duración y, entre las notas, dejar salir in crescendo una sección rítmica enérgica y "progresiva" como la de The Bar-Kays. Gracias a la utilización de un mayor número de pistas de grabación y a una instrumentación electrónica de alta fidelidad, Hayes dio un giro al rhythm and blues, llevándolo a nuevos niveles de refinamiento. Otra característica que hizo de Hayes un personaje anticonformista fue el aparente descuido con el que decidió grabar material pop "blanco" en un momento en que el enfrentamiento racial era álgido.

Existía el precedente de Ray Charles, un músico negro enamorado del country and western que había grabado canciones como 'I can't stop loving you'; pero Isaac Hayes componía románticas canciones pop al estilo de Jimmy Webb en vez de apoyar con elecciones radicales la batalla de los negros americanos por una identidad cultural y política propia, y esto podía ser escandaloso. Por otra parte, Hayes siempre hizo todo lo posible para dar una imagen de la negritud diferente de la estereotipada. El verdadero problema de Hayes no era encontrar una imagen que no lo asimilara al modelo habitual del cantante "negro" de baladas (el ligero maquillaje que muchos soulmen utilizan para simular las facciones, de Harry Belafonte o Johnny Mathis), sino cómo conseguir que no masacraran sus largos temas en el proceso de convertirlos en singles.

A pesar de sus recelos, 'By the time I get to Phoenix', llegó con puntualidad a las listas de éxitos arrastrando también la cara B, una sensual versión de 'Walk on by' firmada por Burt Bacharach-Hal David. En 1970, salió el álbum 'The Isaac Hayes movement', que propone una clásica mezcla de temas comunes e intensos instrumentales soul. Como su predecesor, también traspasó las fronteras de las listas rhythm and blues para llegar al número ocho de las pop. Una canción sobresale sobre todas las del álbum, 'I stand accused', de Jerry Butler: Hayes rompe la estructura fundiendo el rap con el country- blues de tradición sureña. Aunque Willie Mitchell había empezado a producir material de Al Green combinando delicadeza y opulencia sinfónica, Hayes seguía siendo claramente el maestro.

Sin embargo, a finales de año llegó el primer síntoma de estancamiento. El álbum 'To be continued' es más confuso que los anteriores: 'Ike's rap', entonado imitando la voz de Marlon Brando sobre un texto que imita a las cigarras en una sofocante noche de Memphis, es uno de los pocos temas, junto a la tórrida 'Runnin' out of fools' que vale la pena escuchar. En abril de 1971 Hayes publicó un nuevo single, una versión lenta de 'Never can say goodbye', canción que unas semanas antes The Jackson Five habían llevado al número dos de las listas de éxitos. La versión de Hayes, además de llegar al número 22 sirve también de reclamo para el nuevo álbum 'Black Moses'.

La crisis se superó cuando el director de cine Gordon Parks le pidió que compusiera la banda sonora de la película 'Shaft', para MGM. Hayes bordó el encargo: la banda sonora se convirtió en el elemento fundamental de la película. Publicado en 1971, el doble álbum 'Shaft' llegó hasta el número uno de las listas americanas, al 12 de las inglesas y a los cinco primeros del resto de Europa. El single extraído del disco permaneció mucho tiempo en el primer puesto de los Hot 100 americanos y entre los cinco primeros en toda Europa, y obtuvo el Oscar a la mejor cancion en 1971. De ahí en adelante el caractenstico "wah-wah" de la guitarra de 'Shaft' se convirtió en una regla en casi todas las bandas sonoras de películas policíacas.

Gracias a la película 'Shaft' y a su banda sonora Hollywood descubrió a los cineastas negros y a los artistas que podían ennoblecer, también comercialmente, el mundo de la interpretación sonora de las imágenes. Entre las decenas de imitaciones sobresalen por su originalidad 'Superfly' (1972), de Curtis Mayfield, 'Trouble Man' (1972), de Marvin Gaye, y 'The Mack' (1973), de Willie Hutch. El mismo Hayes, sobre todo para no desagradar a su compañía discográfica, continuó produciendo, aunque con menos éxito, bandas sonoras: en 1974 se estrenaron 'Three tough guys' y 'Truck turner' (en esta última Isaac interpreta el papel de un cazador de recompensas).

Pero nuevamente se acercaban tiempos duros. Stax se hundía, y Hayes demandó a su vieja compañía discográfica acusándola de haber falsificado los pagos de derechos por las ventas de sus discos y de haberle sustraído buena parte de los royalties editoriales. Hayes obtuvo la rescisión del contrato con Stax y fichó por ABC. Desafortunadamente los álbumes 'Chocolate chip' (1975), 'Groove-a-thon' y 'Juicy fruit' (ambos de 1976) no le devolvieron su antigua reputación. Su proverbial marca de fábrica había sido tomada prestada por Barry White, quien asistido por el arreglista Gene Page, la ha popularizado y vulgarizado. Hayes decidió entonces cambiar de dirección, y produjo a The Isaac Hayes Movement y a The Masqueraders, pero no logró ningún éxito.

A pesar de los seis álbumes publicados por Polydor entre 1977 y 1981 los últimos años setenta y los primeros de los ochenta no fueron propicios. En 'Royal rappin's', de 1979, compartió honores con la "erótica" Millie Jackson. Hayes también trabajó como autor, arreglista y productor para artistas como Linda Clifford, Dionne Warwick y Donald Byrd. En el transcurso de los años ochenta trabajó también como actor. Isaac Hayes ha dejado de ser un músico famoso, pero continúa siendo el maestro del período que va de 1969 a 1971, el que abrió el camino a los rap de Laura Lee, Millie Jackson, Barry White, Soul Children, Margie Joseph y Shirley Brown. Su estilo como arreglista influyó en muchos, de Gene Page a The MSFB, y se anticipó a la música disco.

Su insistencia en sostener que un álbum no debe ser una agrupación de canciones, sino un todo unificado, ha significado para la música negra lo que The Beatles han significado para el rock. Isaac Hayes murio el 10 de agosto de 2008 en Memphis.

Pagina Oficial:  

DISCOGRAFIA


1967- Presenting Isaac Hayes
1969- Hot Buttered Soul  
1970- ...To Be Continued 
1970- The Isaac Hayes Movement 
1971- Black Moses  
1971- Shaft  
1972- In the Beginning 
1973- Live at the Sahara Tahoe 
1973- Joy  
1974- Tough Guys
1974- Truck Turner
1975- Chocolate Chip
1976- Disco Connection
1976- Groove-A-Thon
1976- Juicy Fruit  
1977- A Man and a Woman
1977- New Horizon 
1978- For the Sake of Love
1978- Hotbed 
1979- Don't Let Go 
1980- And Once Again
1980- Royal Rappins 
1981- Lifetime Thing 
1986- U-Turn 
1988- Love Attack 

  1991- The Very Best
1994- Wonderful 
1995- Branded 
1995- Raw and Refined 
2003- Instrumentals


 




1991- The Very Best

Puntuacion: 8
Estilos: Soul, Funk, Soundtracks, Blaxploitation, Southern Soul, Memphis Soul, Smooth Soul, Disco

   Para escuchar el disco dale al play



 
Excelente recopilatorio de Isaac Hayes. Con este mismo nombre 'The Very Best Of' hay un monton de recopilaciones del mismo artista. Cualquiera es buena, pero yo me quedo con esta.

1.- Theme from shaft
2.- Walk on by
3.- Ain't that lovin' you
4.- I don't want to be right
5.- I stand accused
6.- Never can say goodbye
7.- The look of love
8.- Joy
9.- Let's stay together
10.- I'll never fall in love again