HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Frankie Avalon

FRANKIE AVALON





Biografia
Discografia
 

 
Con Frankie Avalon se inicia uno de los primeros capítulos de esa historia de la música juvenil en la que la televisión, entonces nuevo medio de comunicación de masas, tendrá un papel importante. Es el año 1957, el nuevo programa se llama American Bandstand y, hasta agosto, permanece restringido al rango de fenómeno local. Después, la adquisición del programa por parte de la cadena televisiva nacional ABC abre un grandísimo horizonte al espectáculo de Dick Clark y American Bandstand se convierte en una gran fábrica de estrellas. Y la primera estrella es un jovencito de Filadelfia, Frankie Avalon, que tuvo el feliz destino de pasar del anonimato a la adoración por parte de las adolescentes en un abrir y cerrar de ojos. Todo gracias a una jugada táctica maestra de Bob Marcucci y Peter De Angelis, propietarios de Chancellor Records, que llaman la atención de American Bandstand sobre su artista y se aseguran un gran espacio en la transmisión para lanzar a Avalon en los "diez magníficos" de las listas de USA. Frankie Avalon ya había saboreado, aunque con modestos resultados, un poco de gloria en el mundo del espectáculo. Y, si decir gloria es demasiado, al menos le fue concedido el beneficio de la profesionalidad; Frankie Avalon, la estrella de American Bandstand, se había acostumbrado a la música desde pequeñito. Nacido el 18 de septiembre de 1940 en el seno de una familia de origen italiano, Francis Thomas Avallone (su verdadero nombre) quedó deslumhrado desde los ocho años por una gran interpretación de Kirk Douglas en el hollywoodiano 'Young man with a horn', donde interpretaba a un trompetista. El pequeño Frankie, sacudido por lo que había visto en la pantalla, decidió que lo imitaría; la trompeta sería su instrumento y la música, su carrera. El curriculum del jovencísimo Avallone es el de un testarudo y dotado "niño prodigio". Aparece en numerosos espectáculos para debutantes, a escala local, y entre éstos en el show televisivo de Paul Whiteman. En 1951, Frankie efectuó un auténtico allanamiento de morada con nocturnidad: se coló furtivamente en la fiesta de un conocido cantante melódico de Filadelfia y se divirtió entreteniendo a los invitados con una actuación trompetística. Esta ocurrencia de Avalon, en lugar de traerle problemas, le consiguió una prueba en Nueva York con el agente artístico Jack Sobel. El mismo año, este "niño prodigio" de once años se manifiesta en disco, con la prestigiosa RCA Victor. Las canciones del debut, como si estuviera hecho a propósito, eran 'Jrumpet tarantella' y 'Trumpet Sorrento', homenaje al "país del sol" por parte de un inmigrante italiano de once años. Pero, como ocurre con frecuencia, la celebridad de los niños prodigio sólo dura una mañana. O, para decirlo con exactitud, lo que se tarda en crecer. Durante su infancia, Avalon aparece junto a Perry Como, Gary Moore y Ray Anthony, antes de que su estrella decaiga (y la estrella de Frankie era su corta edad, más que su talento). Pero Frankie, tras crecer y volver al anonimato, no guardó en el baúl de los recuerdos sus veleidades musicales. Junto a Bobby Rydell participó en la gestación del grupo Rocco & The Saints. Con Rydell conoció a Peter de Angelis, que en aquella época era un apreciado autor de canciones, y De Angelis ofreció al dúo su casa para improvisar desenfrenadas jam-sessions. Cuando De Angelis cambió de oficio o, mejor dicho, saltó el foso que separaba arte e industria debutando como productor discográfico (su compañía, fundada con Bob Marcucci, era Chancellor Records, a la que ya se ha hecho referencia), Avalon era un joven cantante con una voz de tenor que prometía mucho, a pesar de que a veces se volviera desagradablemente chillona. Avalon firmó el contrato y pudo empezar, grabando un par de singles, su carrera musical "adulta". Las dos primeras canciones, 'Cupid' y 'Teacher's pet', pasaron prácticamente desapercibidas. Pero, en el tercer single, 'Dede Dinah', los dos productores jugaron la baza de American Bandstand, ya que estaban contentos por la buena calidad del tema, escrito por ellos, y por la interpretación del cantante de diecisiete años. Según cuenta la historia, la grabación de 'Dede Dinah' flojeaba por culpa de la voz de Frankie, pero el cantante remedió el inconveniente apretándose la nariz con los dedos. Así obtuvo el timbre justo y Marcucci creyó que el truco de Frankie era tan simpático que podía utilizarse con fines comerciales...Con nariz o sin ella, el single llegó fácilmente a vender un millón de copias a comienzos de 1958 y la compañía Chancellor intentó repetir el éxito con 'You excite me', que entró en las listas de éxitos, pero no llegó a las posiciones del single anterior. En el verano del mismo 1958, Avalon conquistó de nuevo el Top 10 con 'Singer Bread', confirmándose como destacadísimo hit-maker, gracias a las regulares apariciones en la fábrica de divos llamada American Bandstand, que le procuraban cada vez más la adoración de los adolescentes. En este punto hay que explicar en qué residía el gran atractivo de Avalon. En la América de aquellos años, igual que en nuestros días, no bastaban los méritos propiamente musicales en la carrera a la fama. Era una cuestión de imagen y Frankie Avalon tenía la imagen y el sex-appeal casto y tranquilizador del joven honrado. Su imagen, demasiado aséptica, era todo lo contrario de la rebelde y transgresora de los roqueros de la primera oleada: del super-sexy "Elvis The Pelvis", de Little Richard, del "killer" Jerry Lee Lewis. En suma, mientras Elvis, Richard y Lewis habían sacudido el music business y preocupaban a los padres y madres de América, Frankie Avalon marchaba en sentido contrario. Tranquilizaba a los padres, era respetuoso con las instituciones y también su música era todo lo contrario de la de esos roqueros. Casi todos los discos que siguieron a los éxitos ya citados y que dominaron las listas durante los siguientes doce meses ('Venus', 'Bobby Sox to stockings', 'A boy without a girl' y 'Why'), representaban una zambullida en el estilo romántico y en las cualidades musicales que gustaban al americano medio, las mismas que habían sido alteradas por la aparición de los rock'n'rollers. Avalon entonaba dulcísimas melodías acompañado por envolventes violines. Los adultos volvían a tener el control sobre los jóvenes y apreciaban a Frankie por su tranquila personalidad como hombre y como cantante. De todas maneras, hacia la mitad de los años sesenta, las grabaciones de Avalon empezaron a venderse cada vez menos. 'Don't throw away all those teardrops', 'Where are you', 'Togetherness' y 'A perfect love' ni siquiera llegaron al Top 20. Disputándole la escena musical a Frankie estaba su viejo amigo Bobby Rydell, que se desenvolvía entre el mismo tipo de público que Avalon y que, con la compañía Cameo, estaba bombardeando las listas de éxitos. Frankie se encogió de hombros; había una salida que podía resultar un camino tan dorado como la canción: 'Hollywood', tras haberlo adulado, lo contrató. Para ser honestos, en su debut en las pantallas, Frankie reveló también unas buenas dotes como actor; pero, aunque las primeras películas estaban dirigidas a un público adulto y lo mostraban en el papel de adolescente en películas tradicionales, será con un nuevo descubrimiento de Hollywood que Avalon conseguirá fama y dinero. El nuevo descubrimiento de Hollywood son las películas de reparto exclusivamente juvenil, dirigidas a un público de jóvenes. Avalon, hombre clave en el lugar adecuado, aparece en una serie de aventuras románticas a partir de 1963. El trinomio sol-playa-surf (y amor, naturalmente) desempeñó el papel principal en 'Beach party', 'Muscle beach party', 'Bikini beach' y 'Beach blanket bingo', realizadas por la American International Picture (los guiones de muchas de estas películas habían sido escritos por Louis Hayward, en una época productor del afortunado rock show televisivo de Dick Clark), En estas películas que describían como un paraíso la edad juvenil, Avalon aparecía frecuentemente "prometido" a Annette Funicello, y trabajaba bastante sus cuerdas vocales, precisamente porque la trama de esas películas solía ser un pretexto para lanzar una serie de canciones. La carrera de Avalon, relanzada por el cine, sufrió otra parada a mediados de los años sesenta. Los jóvenes atendían a otras fuentes sonoras y Frankie se había convertido en una señaladísima figura del pasado; por ello, los siguientes discos y las siguientes películas no dieron satisfacciones ni en las tiendas ni en las listas de éxitos. El último éxito de Avalon, que había crecido muy rápido, fue 'Venus', en 1976; pero la canción, fechada en 1959, no era interpretada por él, sino por una efímera banda de discoteca que consiguió entrar en el Top 50. Una ocasión para recuperar la carrera y la vida de Avalon tuvo lugar en 1980 gracias a 'The Idolmaker', una película que quería narrar una alegoría sobre la fabricación de las estrellas; estaba inspirada en el histerismo juvenil polarizado en torno a la figura de Avalon y en las relaciones entre Frankie y su manager Bob Marcucci.

Pagina Oficial:   http://www.frankieavalon.com
 


Discografia:

1959- The Young Frankie Avalon
1960- Summer Scene 
1960- Young and in Love
1961- And Now About Mr. Avalon
1961- A Whole Lot of Frankie 
1962- Frankie Avalon's Christmas Album
1962- Italiano
1962- You Are Mine
1964- Songs from Muscle Beach Party 
1970- I Want You Near Me
1978- You're My Life
1991- Frankie Avalon
2002- Merry Christmas