HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Drifters

DRIFTERS





Biografia
Discografia
 

 
The Drifters son uno de los pocos grupos que han mantenido intacta durante casi treinta años una gran popularidad en el ámbito de un vasto público. La habilidad de sus productores y autores, desde los legendarios Jerry Wexler y Ahmet Ertegun en los años cincuenta hasta Roger Cook y Roger Greenaway en los setenta, ha conseguido que el grupo desarrolle nuevos estilos. El sonido de The Drifters toma el estilo de The Ink Spots y The Mills Brothers, grupos que unían las armonías vocales típicamente negras a composiciones al estilo pop de Tin Pan Alley (la calle de las grandes editoras musicales americanas en la época de entreguerras). The Drifters se separaron radicalmente de este estilo agradable pero convencional, e hicieron popular esa vitalidad que hasta entonces no era muy normal encontrar fuera de las iglesias frecuentadas por la gente de color. Introduciendo el gospel en la música pop, el grupo contribuyó al desarrollo del rock' n'roll, y, a principios de los años cincuenta, se convirtió en el nombre puntero entre los aficionados a la música negra. Después, cuando en los años sesenta el rock' n'roll fue sustituido por las baladas beat más "blandas", The Drifters agrandaron su popularidad atrayendo a la audiencia blanca, sin perder aquella típica connotación rhythm and blues. Desde el punto de vista técnico, las innovaciones de The Drifters fueron importantes. Efectivamente, fueron el primer grupo negro que unió una orquesta de instrumentos de cuerda a una sección rítmica latinoamericana, y los primeros en apartarse de la "sintaxis" del gueto para entrar en el mundo de la experiencia del adolescente blanco: los "drivering", las noches veraniegas, los primeros amores, las fiestas en la playa. Pero, al mismo tiempo, sus canciones no eran, desde el punto de vista musical, superficiales como muchas canciones que trataban historias de amores juveniles. Mucho antes de que Bob Dylan descubriera a Chuck Berry, The Drifters habían patentado una fórmula en la que el vital sonido del rhythm and blues se unía a textos socialmente conscientes y elaborados. Títulos como 'Mexlcan divorce', 'Up on the roof', 'Rat race' demuestran el compromiso del grupo con temas "serios" como la familia, el malestar juvenil, el esfuerzo por vivir y sobrevivir, hasta pintar las frustraciones del "sueño americano" que nunca se realizará ('On Broadway'). The Drifters se formaron en 1953 como grupo de acompañamiento de Clyde McPhatter, un artista muy promocionado por Atlantic. En las primeras grabaciones el grupo estaba constituido por McPhatter, solista tenor, Gerhart Thrasher, tenor, Andrew Thrasher, barítono, y Bill Pinkney, bajo. El papel solista de McPhatter, en los siguientes años, sería asumido por otros cantantes, como David Baughn, Johnny Moore, que aún estará con The Drifters en los años ochenta, Bobby Hendricks, Ben E. King, Rudy Lewis y Bill Fredericks. A pesar de los numerosos y frecuentes cambios (más de cincuenta cantantes entraron y salieron de la formación) los discos de The Drifters continuaron teniendo éxito durante más de veinticinco años, un largo espacio de tiempo para una formación pop. En 1956 The Drifters entraron en el Top 100 americano con 'Fools fall in love' y en 1957 con 'Hypnotlzed', una versión de un tema rockabilly de Terry Noland. Su éxito se convirtió en uno de los puntos firmes de la compañía Atlantic, especializada en música de color, y su carrera empezó a ser seguida por jefes del calibre de Ertegun y Wexler. En 1958, los productores-autores Jerry Leiber y Mike Stoller vieron a The Drifters por primera vez. El grupo ya había cantado canciones de la pareja de autores ('Rubby baby' en 1955 y 'Fools fall in love' en 1956), pero cuando Leiber y Stoller se trasladaron, de Los Ángeles a Nueva York, Wexler y Ertegun les cedieron la producción de la banda. Lo hicieron de mala gana. 'Drip drop', que parecía recordar la primera grabación del grupo, 'Money honey', y tenía en primer plano al solista Bobby Hendricks, no llegó más allá del puesto número cincuenta y ocho en las listas, pero se convirtió en el mayor éxito, a nivel nacional, de The Drifters hasta entonces. El éxito recién alcanzado vino acompañado de conflictos y dificultades personales. Cerhart Thrasher consumía increíbles cantidades de alcohol y el grupo en general no sintonizaba con el manager, George Treadwell. A finales de 1958, la sociedad se disolvió. Los cantantes fueron despedidos y pasó un año entero en el que parecía que la razón social "Drifters" había sido abandonada para siempre. Después, Wexler se puso en contacto con Treadwell y le manifestó su intención de desempolvar el viejo nombre del grupo, porque la gente no había olvidado a The Drifters. En el transcurso de pocos meses, Treadwell había encontrado a Ben E. King y The Crowns: fue fácil cambiar su nombre y presentarlos en Nueva York como los nuevos Drifters. Esta formación, destinada a convertirse sin duda en la más famosa de la historia del grupo, estaba formada por Ben E. King, solista barítono, Charles Thomas, tenor, Doc Creen, barítono, y Elsbeary Hobbs, bajo. La colaboración entre Leiber y Stoller y los nuevos Drifters produjo inmediatamente un éxito a escala internacional, 'There goes my baby'. Grabado en 1959, consiguió la segunda posición en las listas de singles de Estados Unidos y vendió un millón de copias; la combinación de la voz melancólica, de raíces gospel, de King, con una sección rítmica latina y violines de inspiración sinfónica dio a la industria de la música pop ideas totalmente nuevas. Por ejemplo, la introducción de una sección de instrumentos de cuerda en el rhythm and blues de orígenes gospel produjo una tendencia, en el pop, tan importante como la introducción de la amplificación eléctrica. Los grupos de color raramente habían grabado con instrumentos de cuerda: después de 'There goes my baby' no podían ignorarlos. Las secciones rítmicas de inspiración latina también se pusieron muy de moda. La prensa etiquetó al sonido como "concierto beat". Antes de dejar The Drifters para emprender su carrera como solista, Ben E. King dejó su inconfundible firma interpretativa en éxitos como 'Dance with me', 'This magic moment', 'Lonely winds' y 'Save the last dance with me', que en 1960 llegó a la cima de las listas de éxitos. Cuando Jerry Leiber, uno de los autores más prestigiosos del pop, se encontró incapaz de seguir creando para The Drifters aquella atmósfera romántica con la que el grupo ya se había identificado, se buscaron otros compositores y se encontraron con los grandes músicos de principios de los sesenta, Doc Pomus y Mort Shuman, Gerry Goffin y Carole King, Barry Mann y Cynthia Weill, Artie Resnick y Kenny Young, Jeff Barry y Ellie Greenwich. No obstante, Leiber y Stoller continuaron produciendo al grupo: utilizaban una lujosa sección de instrumentos de cuerda e incorporaban la cálida voz del sustituto de King, Rudy Lewis. Los "trucos" usados comprendían un coro de fascinantes vocalistas, entre las que se encontraban Dionne Warwick, su hermana Dee Dee, Cissy Houston y Doris Troy, que respondían a las voces masculinas en una atmósfera trasladada de las funciones religiosas. Desde 1961 hasta 1963, piezas como 'Some kind of wonderful', 'Please stay', 'Sweets for my sweet' (que tenía un ritmo de guajira cubana), 'When my little girl is smiling', 'Up on the roof' y 'On Broadway' entraron en las listas de éxitos de una docena de países diferentes. Aún consiguió más éxito 'Under the boardwalk', co-producida por Bert Bern y por el arreglista inglés Mike Leander, en 1964. La elección de 'Under the boardwalk' para el repertorio de The Drifters fue exclusivamente de Jerry Wexler, ya que la canción no agradaba al grupo. El productor recuerda aquellos días: "Rudy Lewis murió precisamente la mañana de la grabación, de una sobredosis; postergamos la grabación para el día siguiente, y por la noche decidimos utilizar la voz de Johnny Moore como solista. La atmósfera era fantástica: Johnny era grandioso, y el grupo también." El dolor de The Drifters por la desaparición de Lewis se reflejó de algún modo en 'Under the boardwalk', transformando una historia despreocupada y veraniega en una pieza soul de reflexiva amargura: en la voz de Johnny Moore hay palabras alegres, pero los matices tristes transforman el sentido de la canción. Bert Berns asumió el papel de productor cuando Leiber y Stoller iniciaron otros proyectos; sus producciones con Jerry Wexler fueron 'Saturday at the movies', que en una reedición de 1972 llegó hasta el número 3 en Gran Bretaña, 'At the club' y 'Come on over to my place'. Canciones que preconizaban y anticipaban el sonido de discoteca de los años setenta. Hubo un breve período, a finales de los setenta, en el que la fama de The Drifters pareció debilitarse. Sus canciones parecían estudiadas por la industria en base a encuestas de mercado: el fenómeno de la psicodelia y de los grupos "hippies" había atraído al grupo, que progresivamente se iba apartando de aquella "previsibilidad" tranquilizante que les había llevado a la popularidad. En 1972 The Drifters abandonaron Atlantic y firmaron con Bell. La nueva compañía discográfica se aseguró composiciones de autores pop de gran éxito, desde Paul McCartney hasta Neil Diamond. Los productores, atraídos por Gran Bretaña, que manifestaba un gran interés hacia el repertorio soul y rhythm and blues, apostaron por una revitalización de la imagen de The Drifters. Así nacieron algunos éxitos, a mediados de los setenta, como 'Kissing in the back row of the movies' (número 2 en las listas inglesas en 1974), 'Like sisterand brother', 'Down on the beach tonight', 'There goes my first love'. Pero estos éxitos tuvieron una escasa acogida en Estados Unidos. De hecho, The Drifters tuvieron mucha más notoriedad en Gran Bretaña en los años setenta que en los años sesenta, cuando sus grandes éxitos eran versioneados por The Mudlarks, The Searchers, Kenny Lynch, Cliff Bennett, Jimmy Justice, Craig Douglas, The Rolling Stones y The Moody Blues. Los discos de The Drifters continuaron evocando el puro espíritu del pop, pero ya no eran innovadores, y el grupo fue desapareciendo de la escena lentamente, con la misma discreción con la que se había impuesto.

Pagina Oficial:   http://www.thedrifters.co.uk
 


Discografia:

1956- Clyde McPhatter & the Drifters
1958- Rockin' & Driftin'
1962- Save the Last Dance for Me
1964- Under the Boardwalk
1965- I'll Take You Where the Music's Playing
1965- The Good Life with the Drifters
1966- Where the Music's Playing
1973- The Drifters Now
1975- Love Games
1975- There Goes My First Love
1976- Every Night's Saturday Night
1996- Christmas Album