HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Dick Clark

DICK CLARK




 
"American Bandstand", el programa de televisión presentado por Dick Clark, de Filadelfia, fue, a finales de los años cincuenta, el escaparate más importante de la industria discogràfica estadounidense. Clark, cuyo verdadero nombre era Richard Auguston, nació en Mount Vernon, en el estado de Nueva York; su destino quedó sellado en el momento en que uno de sus tíos compró en 1947 la emisora de radio WRUN, en el norte del estado, y ofreció al padre de Richard el puesto de responsable de ventas. En 1951 Clark partió para Filadelfia, con el propósito de entrar en la WFIL; durante algunos meses se ocupó de las informaciones y de los comunicados, pero pronto pasó al programa de la tarde, durante el cual se transmitía música de fácil escucha. A finales de 1952 el canal televisivo WFIL lanzó un programa titulado "Bandstand", y al cabo de casi un año la estación tituló "Bandstand" también a la programación vespertina de Clark. Pero mientras que la emisión televisiva comprendía rock y rhythm and blues, Clark se veía obligado a transmitir canciones comerciales. A mediados de 1956, Hom, el director televisivo de "Bandstand" fue arrestado y encarcelado bajo la acusación de conducir en estado de ebriedad; fue despedido de inmediato y el puesto de presentador fue confiado a Clark. Al parecer, en la elección pesó un importante recomendación, quizá la de Bill Haley. Es cierto que al principio Clark no sabía mucho acerca de la música que se programaba en el show. Pero aprendió rápido. En 1957 Clark había mantenido, e incluso mejorado, la difusión del programa, y algunos empresarios del lugar decidieron fundar nuevas compañías, ya que el mercado de Filadelfia, incrementado por las transmisiones televisivas, podía garantizar ventas de hasta cien mil ejemplares en su sola área urbana. Bernie Lowe creó Cameo Records, mientras que Bob Marcucci y Peter De Angelis fundaron Chancellor Records. "Bandstand" no trataba sólo de rock; entre sus invitados había personajes de todo el mundo del espectáculo. También se escogían personajes poco interesantes para destacar aún más a Bill Haley, Elvis Presley, Chuck Berry y otros. El programa de Clark adquirió difusión nacional cuando la ABC, que buscaba material fresco para rellenar las horas vespertinas, aprobó la compra de cuatro semanas de transmisión a nivel nacional, a partir del 5 de agosto de 1957. El programa recibió el nuevo nombre de "American Bandstand" y, radiado por 67 emisoras de todo el país, se transformó en el apoyo más sustancial a las ventas de la industria musical: noventa minutos diarios, durante los cuales los productos y los artistas eran presentados a un público de veinte millones de personas. Frankie Avalon, Fabian, Bobby Rydell y Chubby Checker se convirtieron rápidamente en superestrellas gracias a "Bandstand", mientras que otros artistas locales de Filadelfia alcanzaron notoriedad nacional. "American Bandstand" cobró influencia en todo Estados Unidos cuando inició el lanzamiento de una serie de bailes: el walk, el shake, el calipso o el twist. A los pocos meses de difusión del programa, la ABC-TV buscó otras maneras de explotar la popularidad de Clark. En frebrero de 1958 el circuito lanzó "The Dick Clark Saturday Night Show", treinta minutos de cantantes famosos que se presentaban en play-back. Clark intentó incluso la carrera de productor discográfico con las compañías Jamie, Swan y Hunt, mientras su sociedad de management trataba con Duane Eddy y La Vern Baker, y se interesó también por las ediciones musicales y la distribución. Cuando se desencadenó el escándalo de la "payola", es decir de la corrupción de los disc-jockeys, la ABC lo obligó a ceder todos sus derechos relativos a la música, pero Clark continuó en la emisora, y resultó mucho menos afectado por el escándalo que Alan Freed. En su itinerante "Caravan of Stars" encontró todavía el modo de promocionar artistas como The Supremes, Gene Pitney, Lou Christie, The Shirelles y Paul Anka. El golpe decisivo para la popularidad del show de Philadelphia no provino tanto del escándalo de las "payolas" como de la "invasión británica". Y sin embargo, a pesar de las grandes modificaciones del gusto, "American Bandstand" prosiguió sus emisiones, trasladándose a Los Angeles, que se convirtió en la base de la Dick Clark Production, que no dejó de tener el apoyo de su público más fiel.