HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Canarios



Biografia
Discografia 

 
Los orígenes de Los Canarios hay qué buscarlos en Los ídolos, un grupo con el que Teddy Bautista grabó, sin demasiada fortuna, versiones de The Beatles y de otros grupos extranjeros de mediados de los años sesenta. Los Ídolos fueron un conjunto oriundo de Las Palmas de Gran Canaria compuesto, además de Teddy Bautista, por José Eduardo (Tato) Luzardo Gutiérrez, Germán Pérez Carlo y José Manuel López. Grabaron tres Eps en Belter (que serían recopilados en un elepé en 1985), pero no pudieron competir con el empuje y el repertorio de Los Sírex, Los Brincos y otros conjuntos de la época, aunque fueron el grupo canario por excelencia.

A partir de Los Ídolos surgieron The Canaries con el objetivo de conquistar América. Bajo la batuta del padre de Teddy, el músico y promotor Eduardo Bautista, consiguieron fichar por una filial de Tamla con la que grabaron un single y el elepé 'Flying High'. En The Canaries estaban Teddy Bautista, Tato Luzardo, Germán Pérez (Herman) y Rafael Izquierdo Suárez (Rapha). No lograron triunfar, pero sí conocer el soul de primera mano, y así, cuando aparecieron Chicago Transit Authority y Blood, Sweat & Tears, The Canaries estaban preparados, y conocían la música soul y el rhythm and blues americano. Alain Milhaud, el productor que había triunfado con Los Bravos, quiso repetir la fórmula de acuerdo con los nuevos tiempos, y Teddy Bautista grabó las primeras canciones en Londres con músicos de estudio. 'Peppermint frappé', especialmente gracias a la película del mismo título de Carlos Saura, y 'Get on your knees' se convirtieron rápidamente en sus primeros éxitos.

Su primer elepé, en realidad una sola cara del disco, apareció en 1968 con el título 'Lo mejor del clan: Canarios/Pop-Tops'. En él se recogían seis canciones suyas: las dos citadas más 'Three-two-one-ah!', 'What can i do for you?', 'Keep on the right side' y 'Trying so hard', y en la otra cara seis canciones del otro conjunto producido por Alain Milhaud, Los Pop-Tops. Los Canarios eran un macroconjunto al estilo de Chicago y BST, con grandes influencias soul, con una potente sección de viento que se sumaba a las guitarras, el órgano y la sección rítmica habituales en los otros conjuntos españoles. El efecto que producían sus canciones, sobre todo en directo, era tremendo, pues causaban una sensación enorme.

En 1968 murió Otis Redding y le dedicaron la canción 'Requiem for a soul', que apareció en un single junto a 'Child', su siguiente éxito, al que siguió un elepé ya completo para ellos solos: 'Libérate' (1970). En esta época, Los Canarios estaban formados por Alfredo Máiquez (trompeta y trombón), Vicente Máiquez (saxo, clarinete), Alberto Gómez (batería, que sustituyó a Tato), Graham Bircumshaw (órgano), Germán Pérez (guitarra, el fiel compañero de Teddy Bautista en Los ídolos y The Canaries), Feliciano Muñoz (trompeta), Alvaro Yébenes (bajo) y Teddy Bautista (voz). Cuando Teddy Bautista tuvo que marcharse para cumplir el servicio militar, Los Canarios siguieron con la voz de Johnny Folker, que antes había cantado en Los Grimm y Los Brisk. Más tarde Germán fue sustituido por Chimo, guitarra de Juan y Júnior.

Cuando regresó Teddy grabaron el elepé 'Canarios vivos' (1972), pero su música ya había evolucionado para convertirse en más progresiva y sinfónica. Reflejo de este cambio fue el siguiente elepé, 'Ciclos' (1975), basado en Las cuatro estaciones de Vivaldi, con el que acabaron sus grabaciones. Teddy Bautista colaboró con Miguel Ríos y se dedicó a la composición y a la producción (Triana, Nacha Pop) y ha participado desinteresadamente en múltiples actividades relacionadas con la música.


 

Discografia:

1970- Libérate!
1970- Flying High With The Canaries
1972- Canarios Vivos
1974-
Ciclos







1970- Liberate

Editado en 1970
Puntuacion: 6
Estilos: soul, rhythm & blues

   Para escuchar el disco dale al play



 
Este larga duración supone el reencuentro de los Canarios tras los avatares militares de cuatro de sus componentes. Fue grabado en Londres, aunque esta vez fue el grupo completo el que participó con apoyo de músicos ingleses.

En aquellos momentos “Liberarse” tenía connotaciones políticas, sexuales y, en general, significaba romper con todo lo establecido, algo que, evidentemente, no estaba nada bien visto por el poder existente. Marca un punto de inflexión en el grupo, que se aparta un tanto de los caminos soul para abrazar influencias norteamericanas de grupos como Bload, Sweat and Tears o Chicago. Este LP fue un éxito importante y llegó a encabezar la lista de ventas para discos de larga duración.
"Hello" es una simple introducción instrumental de menos de un minuto de duración que introduce el tema que da título a toda la obra, "Free yourself", una composición con una intensa base rítmica de bajo, batería y percusión sobre la que alternativamente fluyen la voz y los instrumentos de viento con un final alargado en una especie de fiesta aparentemente descontrolada en la que se nos invita reiteradamente a liberarnos

"Magna" es una extensa homilía, casi religiosa, con una larga introducción en la que se incluyen, además de la instrumentación habitual, percusión y flauta. La voz de Teddy recita más que canta. Contiene sendos solos de órgano y saxo tenor de corte jazzístico y, en general, ronda los parámetros de la música progresiva. El final acelera el ritmo y rompe la voz del solista. "Intro-Bossa-Oito" responde al ritmo indicado en su título y está construida dentro del LP como un interludio instrumental entre dos canciones. "You're my sunshine" trae un cierto aroma country que enriquece el álbum con un cambio de registro que resulta inesperado para el oyente. Suena un tanto a los temas country que en su día grabó Ray Charles.

"Say Hi" y "Say bye to the salvation army" son dos piececitas instrumentales de apenas unos segundos de duración en las que el viento repite la melodía de "Free yourself" cuya única finalidad es dar hilazón al álbum como una obra continuada y completa y no como una sucesión de canciones inconexas. "Words of the Lord" es una buena balada soul en la que un coro masculino acompaña en todo momento al cantante. A notar esa trompeta con aires de clásico barroco en el solo central del tema. "She brought the blues" es un tema que particularmente me gusta. Teddy cambia su registro al blues y recuerda enormemente a los temas que cantantes blancos de blues cantaban en esa época. La guitarra de Germán raya a gran altura. "Hey Mr. Teller" es, a pesar de su título, un breve recitado en español y "Let it be me" es una visión progresiva de este clásico de la música progresiva tantas veces interpretada y grabada por crooners como Andy Willians. Tiene una introducción instrumental de más de un minuto que poco o nada tiene que ver con el resto y el tema está apoyado por una sección de viento. Teddy luce sus facultades vocales en un tema que ha conocido tantísimas versiones.

1.- Hello!
2.- Free yourself
3.- Magna
4.- Intro-Bossa-Oito
5.- You're my sunshine
6.- Say Hi! To the salvation army
7.- Words of the lord
8.- Say Bye! To the salvation army
9.- She brought the blues (into my life)
10 Hey Mr. Teller, where is the hope?
11 Let it be me







1972- Canarios Vivos

Editado en 1972
Grabado en Directo
Puntuacion: 3
Estilos: soul, rhythm & blues

"Canarios Vivos” (Ariola, 1972) es un LP grabado en directo tras los bolos que los Canarios realizaron durante la primavera y el verano de 1972. La baja valoración nada tiene que ver con la calidad de los músicos, sino con la de la grabación. Hacer un LP totalmente en directo en España en 1972 era empresa arriesgada dado la precariedad de los equipos de grabación existentes y el sonido se convierte por momentos en un barullo descontrolado. De hecho el disco dura poco más de media hora y deja fuera temas habituales de sus conciertos que no alcanzaron los mínimos razonables de calidad de grabación para ser incluidos en el mismo.
 
La presencia del público, que corea las canciones, no solo es más que notoria y eso, que produce una sensación de cercanía, produce también un ruido de fondo que amenaza la nitidez del producto final, a veces casi irreconocible. En este disco aparecen dos nuevos y excelentes músicos en la plantilla: Salvador Domínguez en la guitarra y el francés Alain Richard en la batería, en sustitución del fundador Tato Luzardo que ese año pasa a labores administrativas dentro del sello Ariola.

“Canarios Vivos” es por encima de todo un álbum de versiones. Encontramos "Honky Tonk woman" y "Bitch" de los Rolling Stones, "Baby you're a rich man" de los Beatles, "Feelin' allright" de Traffic, un medley de temas de blues bastante conseguida y una version propia muy alejada de la del disco del "Free yourself".

Reliquia de interés histórico, un LP muy cotizado por coleccionistas que nos presenta el directo del grupo en sus últimos momentos. Lástima que el sonido deje tanto que desear. 

1.- Chaos
2.- Bitch
3.- Honky Tonk woman
4.- Blues medley
5.- Feelin' allright
6.- Baby you're a rich man
7.- Free yourself
8.- Free yourself (repetición)


 






1974- Ciclos

Editado en 1974
Puntuacion: 7
Estilos: Rock Sinfonico

   Para escuchar el disco dale al play



Se trata sin duda de la obra más ambiciosa de Teddy Bautista y una de las más ambiciosas llevadas a cabo en la música española. Es la obra cumbre del rock sinfónico español y equiparable a las realizaciones de Emerson, Lake and Palmer, el superteclista japonés Tomita o los grupos holandeses como Ekseption o Focus. Se editó como un doble LP que incluía un tema completo en cada una de las caras, con una duración total de 73 minutos. Basada en Las Cuatro Estaciones de Vivaldi, no se trata de tocar las Cuatro Estaciones con instrumentos electrónicos, sino de desarrollar las melodías que la forman.

Aquí la primavera, el verano, el otoño y el invierno del año solar están sustituidas por cuatro actos o transmigraciones (así las denomina el álbum original) dedicados al nacimiento, juventud, madurez y vejez respectivamente. De los Canarios sólo quedó el nombre, pues salvo Teddy Bautista (voz, mellotrón, sintetizadores Moog, etc) y el batería Alain Richard, los demás componentes son totalmente nuevos en la formación. Antonio García de Diego (guitarras y voz), Matías Sanveillan (piano y teclados varios) y Christian Mellies (bajo).

Aunque no hay que olvidarse de numerosos invitados entre los que destacan por la cantidad y calidad de sus aportaciones la soprano Rudmini Sykmawati y el director de coro y arreglista de las partes vocales, Alfredo Carrión. "Paraíso Remoto" se inicia con un caos de sintetizador que da paso a una melodía angustiada gritada más que cantada por la parturienta soprano que conduce al llanto de un niño.

A partir de ahí, surge la Primavera de Vivaldi con su conocida melodía y un lujoso despliegue de teclados y punteos de guitarra. En "Abismo Próximo" brillan los coros en un principio con un apoyo de teclados algo desbocados. En la parte central, una de las más bellas y sencillas melodías del disco acompañada por piano eléctrico y vibráfono, rompe el barroquismo anterior recargado de instrumentación. Sigue un solo de guitarra de ascendencia progresiva muy bien ejecutado, pero que poco o nada tiene que ver con lo anterior… ni, por supuesto, con Vivaldi. Un secuenciador en obstinato y una batería a tiempo de marcha conduce a la más conocida melodía de “El verano”, interpretando por los teclados, con la que Antonio Vivaldi quiso representar las tormentas veraniegas y el alocado zumbido de las moscas e insectos que la anuncian. Sorpresivamente, la tormenta escampa para convertirse en un bolero clásico, tipo Los Panchos, interpretado por el Trío Porteño.

"Ciudad Perdida" es el acto más recargado del álbum. Al habitual despliegue electrónico y percusivo se unen gritos, toques de flamenco, música coral clásica, jazz y gregoriano con campanas de iglesia. "El Eslabón Recobrado" se abre con un suave solo de piano en crescendo mezclándose con percusiones, bajo y una guitarra dislocada. Alain Milhaud intervino en las mezclas del corte "Crisis" donde hay una ruptura musical y la participación del coro que realizan un excelente y original juego de voces dandole un toque moderno, que da paso a un solo de bajo arreglado en el llamado "Ballet de las Sombras".

El apocalíptico final, que ocupa los últimos cinco minutos, contiene una hiperactiva instrumentación de rock con una melodía "vivaldiana" interpretada por los teclados y respondida por la guitarra solista. En su momento fue el disco de mayor presupuesto grabado en España. Una música espesa, calificada por algún crítico como “un gran monumento a la nada”, que tiende a ganar con el tiempo, incomprendida y vituperada en su época, pero que a lo largo de los años se ha abierto un hueco como una de las cimas de rock sinfónico mundial.

1.- Primer Acto: Paraíso remoto
2.- Segundo Acto: Abismo próximo
3.- Tercer Acto: Ciudad Futura
4.- Cuarto Acto: El eslabón recobrado