HISTORIAS DE ROCK
Biografias Y Discografias De Musica Rock

Altos Hornos De Vizcaya

ALTOS HORNOS DE VIZCAYA






 
Altos Hornos de Vizcaya (AHV) es el proyecto que Antonio Curiel, alias El Curi, nacido en Pesquera de Duero (Valladolid), funda tras llegar a Bilbao en 1984 atraído por la efervescencia de la escena musical que se vivía a comienzos de los años 80 en todo el País Vasco. Para entonces acumula ya una larga experiencia como cantautor, con un par de LP y actuaciones en Madrid, donde ha contactado con un selecto círculo formado por gente como Hilario Camacho, Joaquín Sabina, Luis Farnox o Luis Pastor. Son ellos los que se encargan de la organización de un festival para recaudar fondos tras un accidente de tráfico que le hace perder un ojo. Su carácter inquieto, el mismo que en el pasado le llevó a formar un grupo de rock (al que llamó Los Fax) en el seminario de Palencia en el que estudia y del que le terminan expulsando, le lleva a ser autor de libros y fanzines. Es precisamente con objeto de promocionar uno de sus libros por lo que se presenta en la emisora de Onda 3 de Portugalete. Allí contacta con Roberto Moso, cantante de Zarama, uno de los grupos más representativos de la entonces incipiente escena de lo que vino a denominarse Rock Radical Vasco (RRV). Como resultado del encuentro de estos dos personajes y con la colaboración de miembros de Neurosis y Bahía de Kotxinos, Zarama y Antonio Curiel graban en 1985 un mini-LP conjunto titulado “Altos Hornos de Vizcaya” (Discos Suicidas, 1985). Cuenta Roberto Moso que la banda recibió muchas críticas por dicho proyecto. Por entonces Zarama ya había grabado un LP-“Indarrez” (Discos Suicidas, 1984)- en la misma compañía, Discos Suicidas, y muchos seguidores no entendieron la nueva amistad con un personaje tan poco en sintonía con la estética de las bandas que marcaban la escena punk-rock en el País Vasco. De edad indefinida, pero en apariencia mucho mayor que la media de los integrantes de esas bandas, vestido con sotana en muchas de sus actuaciones, El Curi resultaba todo menos “moderno”. Para más inri, a pesar de tener parientes en Portugalete y haber estudiado en San Sebastián, se apuntaba a su condición de recién llegado de fuera como motivo de sospecha. Por su parte, El Curi, ajeno a toda la confusión que su llegada despertó, decide utilizar su presentación en sociedad con Zarama para poner en marcha un proyecto alternativo. Es así como, junto a algunos de los participantes de la experiencia previa y algún rostro nuevo, forma oficialmente Altos Hornos de Vizcaya. Su transición al ambiente punk del País Vasco se saldó con una serie de singles y un LP “Bichos Raros Andan por la Calle” (Discos Suicidas, 1987), editado también en Discos Suicidas. Aunque es posible que AHV no hayan pasado a la historia como una banda fundamental de aquellos años, sí que es cierto que bien compusieron o adaptaron  canciones memorables. Las letras de muchas de sus composiciones tienen un punto de distinción frente a las consignas (o en algunos casos incluso exabruptos) que caracterizaban a otros grupos de la onda del RRV, debido quizás a los antecedentes de El Curi. Su estilo personal de provocación conseguía en ocasiones generar tumultos en sus actuaciones, como la que relata Roberto Moso en su crónica de aquellos años de rock en el País Vasco (Flores en la Basura): En unas fiestas de Bilbao, aparecieron ataviados como miembros del Ku Klus Klan, promoviendo la eliminación de todos los negros. Aunque el espectáculo llegaba a incluir finalmente la quema del retrato de Pieter Botha, presidente de Sudáfrica y ferviente partidario del apartheid, parte de la confundida audiencia reaccionó de forma violenta lanzándoles una auténtica lluvia de botellas. Una de ellas llegó a alcanzar a Javi Losa, el bajo de la formación. El grupo terminó con la repentina vuelta (no se sabe con certeza si debido a aburrimiento o problemas de adaptación al clima del País Vasco) de El Curi a su tierra natal vallisoletana. El retorno al hogar no supone un cese de actividades, sino que, con todo el bagaje adquirido por el norte, pone en funcionamiento a otra banda, Los Buitres del Pisuerga, que algunos han definido como “grupo de rock and roll urbano con aire de blues”, con los que llega a grabar unos cuantos LP. Sin embargo, el reconocimiento de la prensa le llega con otra de sus aventuras totalmente diferente, tanto en lo musical como en lo geográfico. Antonio Curiel marcha a la Habana, donde se ve envuelto en la grabación de dos discos de música eminentemente cubana con los que finalmente cosechó cierta cota de popularidad en los círculos especializados.

http://lafonoteca.net/grupos/altos-hornos-de-vizcaya


Discografía:

1987- Bichos Raros Andan por las Calles